Dietas para lactancia

Alimentación y lactancia

Una de las grandes preguntas que se hacen las madres lactantes es si pueden o no ponerse a dieta para conseguir bajar los kilos que han ganado en el embarazo.

¿Una madre dando el pecho puede ponerse a dieta? ¿Es saludable o afecta al bebé si la madre se pone a dieta? Si lo hacemos con consciencia y de forma saludable, sí se puede.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

Bajar de peso dando el pecho

Una de las afirmaciones más extendidas en cuanto a lactancia materna y embarazo es que mientras una madre está dando el pecho, no puede ponerse a dieta para bajar los kilos que ha ganado durante este proceso ya que sería perjudicial para el aporte del bebé.

Partiendo de la premisa que por muy mala que sea la alimentación de la madre, la leche no se va a ver afectada, una restricción calórica controlada no supondría un riesgo para ninguno de los dos. Ahora bien, una dieta muy restrictiva no se recomendaría por la salud de la madre, ni haciendo lactancia materna ni en cualquier otra etapa de su vida. La forma en la que se come debe ser consciente y hacerla de la manera más responsable posible.

La palabra dieta

Uno de los mayores problemas que tenemos actualmente en nuestra sociedad es la palabra dieta. Relacionamos dieta con sacrificio, pasar hambre y únicamente comer lechuga y pechuga a la plancha y pescado al vapor, cuando en realidad esto no es así. Una dieta tal cual está destinada al fracaso y sólo nos traerá frutstraciones.

Es hora de cambiar la mentalidad y dejar atrás el concepto de dieta y dar paso a una alimentación saludable, no solo durante la lactancia materna, si no a lo largo de toda nuestra vida.

La alimentación saludable es compatible con tener vida social, descubrir nuevos sabores y platos que nos sorprendan, es aprender a cocinar nuevas técnicas, saber planificar los menús de una manera saludable, sabrosa y fácil. Este tipo de alimentación no se limita a un papel pegado en la nevera.

Alimentación saludable y lactancia materna

Este tipo de alimentación supone incluir una base de alimentos vegetales diarios, como las frutas, las verduras, las hortalizas, los frutos secos y las legumbres, incluir además grasas de buena calidad como el aceite de oliva virgen extra o semillas, además de huevos, lácteos, carnes y pescados (si nos gustan y decidimos tomarlos). Debemos incluir en nuestros platos alimentos reales o mínimamente procesados para garantizar la calidad de los mismos.dietas en lactancia

Estos consejos puede (y debe) llevarlos a cabo una madre lactante, tanto para su salud como para la del bebé. El motivo es sencillo. La madre lactante no se somete a una restricción muy severa de nutrientes o calorías que puedan poner en peligro su vida; con la alimentación saludable se consiguen los niveles óptimos de toda clase de nutrientes, vitaminas, minerales… sin necesidad de suplementos innecesarios (siempre y cuando no los paute un médico).

Si conseguimos esto, además de la práctica de ejercicio, conseguiremos buenos resultados. Pero si nuestra alimentación está basada en productos precocinados, snacks, bollerías o productos de dudosa calidad, nuestro objetivo lo veremos cada vez más lejos.

Bajar de peso durante la lactancia materna es posible siempre y cuando comamos mejor (que no menos) y nos movamos.

Llevar una alimentación saludable durante la este proceso es totalmente compatible y no conlleva ningún riesgo, al contrario, es mejor cuidar nuestra alimentación antes, durante y después de la lactancia materna.