Dietas para ninos

Alimentación para niños

La alimentación infantil juega un papel fundamental en la salud del futuro adulto, ayudando a prevenir problemas de salud tan graves como la obesidad, diabetes o la hipertensión.

Cuidando la alimentación desde pequeños, nos aseguramos tener unos adultos más sanos pero, ¿es necesario que nuestros niños estén a dieta?

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

¿Los niños deben estar a dieta?

Un niño no debe estar a dieta, un adulto tampoco. El concepto que tenemos de dieta es sinónimo de sacrificio, de no salir de casa y de no disfrutar de una vida social. Para los más jóvenes es igual. Si les hacemos conscientes de que están a dieta, podremos incluso despertar en ellos sentimientos de vergüenza ante sus amigos, impotencia por ir a un cumpleaños y no poder comer nada… Por eso el concepto de dieta no debe estar presente en la vida de nadie, y menos en la de un niño.

Es mucho más sencillo llevar una alimentación saludable todos los días del año y junto a toda la familia. Este concepto para los niños es totalmente compatible con un día festivo.

Cumpleaños saludables para los niños

Uno de los eventos sociales de los pequeños en los que más se come, y donde la calidad de los productos deja mucho que desear, es en los cumpleaños. Estamos acostumbrados a servir grandes cantidades de refrescos, snacks salados y dulces, sándwiches de embutido y cremas de cacao o golosinas, y esto no es nada saludable.

Podemos pensar que un día es un día y que los niños deben disfrutar de una fiesta de cumpleaños, sí, pero si lo mejoramos mucho mejor.

En el caso en el que escape de nuestras manos mejorar la calidad de lo que se come en este tipo de fiestas, debemos hacerle entender a nuestro hijo que son ocasiones muy especiales y que ese tipo de alimentación no debe ser habitual.

Uno de los mayores problemas del consumo habitual de este tipo de comida es que aumenta el umbral de sabor de los niños (y adultos) porque se trata de alimentos muy palatables (con mucho sabor) y luego los pequeños de la casa lo demandarán, en lugar del sabor neutro de las verduras o las frutas.

¿Cómo hacer cumpleaños saludables para los niños?

Si está en nuestras manos poder hacer una fiesta más saludable, tenemos muchas opciones para sorprender. Los niños no necesitan cantidades enormes de azúcar para pasarlo bien en las fiestas, por lo que nuestra imaginación juega un papel fundamental para crear platos divertidos y que capten su atención. Aquí os dejamos una lista de snacks que podemos servir perfectamente en el cumpleaños de nuestro pequeño:

  • Hummus de remolacha. Tiene un color muy llamativo rosa, lo cual llama la atención de los niños y así conseguimos que lo prueben. Se trata de un plato de garbanzos con remolacha delicioso para picar con unos bastoncillos de zanahoria cruda o unos biscotes.
  • Sándwich de centeno con aguacate y salmón ahumado. La mezcla de estos dos ingredientes es espectacular.
  • Frutos secos. En lugar de poner las típicas gominolas, optar por unos frutos secos naturales o tostados son mejor opción.
  • Fruta. La fruta, presentada tal cual (sin pelar ni nada) puede que no llame la atención ni a los adultos, pero si la presentamos en forma de brocheta con un poco de chocolate del 75% derretido, se les hará la boca agua con sólo al verlas.
  • Sándwich de espelta con crema de cacahuete. Hablamos de la crema de cacahuete casera, no la que encontramos en el supermercado. No deja de ser cacahuete y está deliciosa untada en pan.

La manera en la que presentemos nuestras comidas en este tipo de fiestas marcará a los pequeños de la casa porque es algo innovador y divertido que se encuentra en pocos lugares. Sí que es cierto que cada vez se está optando por cumpleaños más saludables y con mejores opciones, lo cual es un punto positivo para nuestra salud ya que nos quitamos un día de comilonas insanas.

Los niños en la cocina

Los pequeños de la casa llevan la curiosidad por bandera y siempre les gusta experimentar y probar lo que hacen, ya no sólo con la comida.

Debemos perderle el miedo a que los hijos entren en la cocina. Debemos dejar que nos ayuden a preparar comidas sanas e invitarles a que las prueben después. El simple hecho de que los niños elaboren su propia receta, hará que después la prueben.

Es una manera sencilla de enseñarles nuevos platos saludables y que los prueben.

Tenemos que tener una cosa clara. A los niños no les tiene que gustar el 100% de la comida que le ofrecemos, al igual que a nosotros no nos gustan todos los alimentos que encontramos en el mercado, a ellos les ocurre lo mismo. Esto debemos respetarlo. Lo importante es que prueben el alimento en diferentes formas para determinar si le gusta o no, por ejemplo, el brócoli hervido con aceite puede que no les guste, pero si lo introducimos en una tortilla francesa, con trocitos de queso y aceitunas o con una salsa de pesto, puede que les guste más.

Si ellos prueban a preparar la receta, siempre querrán probarla.

Practicar con el ejemplo saludable en casa

alimentacion saludableLos niños, desde edades muy tempranas, son auténticas esponjas e imitan todo lo que ven en casa. El comportamiento de los padres, el hábito de higiene, de limpieza… y con la comida no iba a ser menos.

Si un niño tiene presente desde pequeño las frutas, las verduras y las legumbres en la mesa todos los días, lo tomará como norma general y lo introducirá en su alimentación diaria.

No podemos pretender que nuestro hijo coma unas espinacas mientras nosotros nos estamos comiendo un perrito caliente. Los hábitos saludables de alimentación deben estar instaurados en la familia para que el pequeño también los incorpore a su rutina y luego no tenga dificultades para comer.

Si en casa disponemos de alimentos insanos y ultraprocesados, estarán a nuestro alcance y será mucho más sencillo picotar en las horas muertas de la tarde o de la mañana. Y a los niños les ocurre lo mismo. Si no tenemos nada de eso en la despensa, no podremos picar nada más que productos saludables, como las frutas.

Almuerzos saludables para el colegio

Uno de los mayores errores que cometemos cuando llevamos a nuestro niño al colegio es su almuerzo de media mañana. Creemos que lo más rápido y fácil de llevarse en la mochila es un zumo y unas galletas. ¿Nos hemos parado a ver la calidad de ese almuerzo?

Como hemos dicho antes, al tomar estos productos, el umbral de sabor de los pequeños se dispara y, a la hora de la comida, van a demandar alimentos igual de potentes que los del almuerzo, y si toca comer acelgas con huevo, no las van a querer.

El principal motivo de estos almuerzos, como decimos, es la rapidez pero, ¿hay algo más rápido que coger un plátano y unas nueces? ¿Existe algo más rápido que ponerle al pequeño unas uvas con trocitos de chocolate del 75%? Si queremos sí que podemos hacerlo.

Aquí os dejamos una lista con almuerzos que podemos prepararle a nuestros pequeños y que son infinitamente más saludables que el típico zumo/batido y las galletas:

  • Plátano con canela. Se lo podemos dar picado en trozos o el plátano completo para que luego lo pele él mismo.
  • Uvas con trozos de queso. Os recomendamos esta mezcla, está riquísimo.
  • Sándwich de centeno con crema de cacahuete
  • Montado de pan de espelta con aguacate y queso
  • Mandarina con anacardos

Tomad nota porque a los niños les encanta y en el colegio, también imitan lo que ven, y es posible que a varios niños les contagiemos ese afán por la comida sana.

Llevar una alimentación saludable y equilibrada es muy sencillo y totalmente compatible con la vida social de los pequeños y los adultos. ¿Quieres saber cómo llevarlo a cabo en vuestro caso? Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a conseguirlo.