Dietas para adolescentes

Dietas y alimentación para adolescentes

La adolescencia es una etapa de cambios físicos y hormonales que requieren de un aporte nutricional correcto y una actividad física adecuada y adaptada a cada persona.

Un adolescente debe cuidar su alimentación junto a toda su familia para que consiga ser un adulto sano y evite problemas de salud como la diabetes, la obesidad o los problemas cardiovasculares.

 

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

La época de la adolescencia supone un gran cambio, no sólo físico si no también hormonal, en el que la alimentación juega un papel fundamental para la última etapa de crecimiento. Las necesidades nutricionales de los adolescentes van cambiando según la edad y la situación o condición en la que se encuentren, por lo que es evidente los cambios en su alimentación. Ahora comen de manera diferente (más o menos cantidad, dependiendo de la persona), tienen horarios un poco más desajustados… Por ello, si queremos instaurar unas comidas adecuadas a sus necesidades, debemos valorar nuestra alimentación familiar y qué aspectos debemos cambiar o potenciar.

La mejor ayuda para eso, es la de un dietista-nutricionista.

Cuando tenemos un adolescente en casa, practicar con el ejemplo es clave para que este se alimente de manera correcta. De poco sirve que le digamos que desayune fruta cuando nosotros estamos desayunando galletas; pero esos hábitos saludables deben estar instaurados desde pequeños. Cuando los tenemos presentes desde que son niños, ellos lo verán como algo normal y lo harán, lo imitarán.

Si en casa no estamos dispuestos a cambiar nuestra forma de comer, no podemos esperar que ellos cambien de la noche a la mañana. La transición a la buena alimentación puede ser dura o complicada a veces si no encontramos ayuda, por ello debemos estar toda la familia apoyándonos mutuamente.alimentacion adolescentes

Cambios en nuestras rutinas

Ejercicio físico

La adolescencia se trata de una época muy buena para hacer ejercicio físico. Los cambios hormonales pueden afectar al peso, por lo que llevando una vida activa, será mucho más sencillo de controlar este parámetro. Lo ideal es descubrir qué deporte es el que nos gusta para poder practicarlo sin tener presente la pereza. Para conseguirlo, posiblemente pasemos por varios deporte que no nos gusten para nada, pero cuando lo encuentras, puedes ser el más feliz del mundo mientras lo practicas.

Alimentación variada

En casa, la alimentación que llevemos debe ser rica en frutas, verduras y hortalizas, preferiblemente locales, frescas y de temporada, para aprovechar al máximo todas las propiedades que nos brindan. Además de esto, debemos incluir las legumbres, los frutos secos o las semillas de manera regular en nuestras comidas. Si es de nuestro gusto, también se pueden incluir los lácteos, las carnes, los pescados y los huevos; pero debemos hacer un pequeño inciso en esta parte.

Lácteos

Cuando hablamos de lácteos, todos los dietistas-nutricionistas hablamos de lácteos reales, es decir, la leche, el yogur natural y el queso. Los yogures de sabores, las natillas o los flanes son postres lácteos que están cargados de azúcar y quedan lejos de lo que se denomina yogur. Para hacer una compra inteligente, debemos ver que nuestro yogur únicamente lleva leche y fermentos lácticos.

Lo mismo ocurre con la leche, los batidos de frutas o de chocolate no se considera una ración de leche. Cuando hablamos de leche es de vaca o cualquier otro mamífero. Una bebida vegetal también podríamos incluirla en nuestra alimentación si no queremos beber leche.

Carnes y pescados

Normalmente, las carnes o pescados que suelen consumir los adolescentes están procesados y no son recomendables para la salud.

Cuando hablamos de carne, nos referimos a carne fresca, si es posible cortada por el carnicero. Dejamos atrás las carnes procesadas como las hamburguesas prefabricadas, salchichas tipo frankfurt, embutidos… Son carnes de dudosa calidad a las que le han añadido aditivos para su conservación o sabor.

Lo mismo ocurre con los palitos rebozados de merluza (el rebozado deja mucho que desear) o los palitos de cangrejo que no es otra cosa que surimi (sucedáneo de pescado). El pescado es mejor consumirlo fresco o congelado.alimentacion niños adolescentes

Sí que es verdad que hacer comidas saludables puede llegar a ser complicada en estas edades porque los adolescentes comienzan a salir con los amigos y puede que no tengamos el 100% del control en sus comidas, pero nuestra educación alimentaria juega un papel fundamental.

Debemos comprender que esas salidas en las que se come de manera insana, deben ser excepcionales, no deben ser la norma. Deben reservar ese tipo de comida a ocasiones muy esporádicas y que no sea un habitual en las comidas. Ese momento de disfrute con los amigos está para eso, para disfrutar, pero la alimentación debería ser buena la gran mayoría de días. El día a día debe estar compuesto de alimentos saludables y mínimamente procesados.

Si tienes cualquier duda de cómo podemos alimentarnos en la adolescencia, ponte en contacto con nosotros e individualizaremos tu caso, para ofrecerte el mejor plan de alimentación adaptado a tu rutina.