Dietas para personas mayores

Dietas para problemas Cardiovasculares

Alarmantemente, las enfermedades cardiovasculares son cada vez más corrientes en nuestra sociedad. Se tratan de problemas de salud que muchos de ellos se podrían prevenir con alimentación, con ejercicio adecuado y unos hábitos saludables de vida.

Los problemas de corazón son más graves de lo que nos podemos pensar, y nosotros mismos tenemos la clave para poder solucionarlo.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

Los problemas cardiovasculares están instaurados en nuestra sociedad y no somos conscientes del peligro que pueden llegar a suponer. Convivimos que este tipo de patología de manera natural, sin pensar en las consecuencias que pueda llegar a tener, y muchas veces, no le damos la importancia que se merece. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo y cada año, mueren más personas a causa de estas afecciones que de cualquier otra patología.

La enfermedad cardiovascular que más conocemos es la hipertensión arterial, que mucha gente convive con ella sin saberlo o sin preocuparse de ella. Es conocida como la asesina silenciosa porque cuando somos conscientes del problema, es posible que sea tarde o que el tratamiento farmacológico sea de por vida. La hipertensión, como su nombre indica, consiste en una tensión elevada y continua en los vasos sanguíneos del organismo, es decir, que la sangre ejerce una mayor fuerza contra los vasos y arterias cuando viaja a través del cuerpo. Si esta no es controlada, puede derivar a problemas de salud muy graves.

comida con problemas cardiovasculares

Otro problema que también está relacionado con la salud cardiovascular es el colesterol elevado. Una mala alimentación, la inactividad física o el consumo de tabaco, hacen que se produzcan placas de ateroma en las arterias del organismo y, con ello, se deriva a problemas coronarios. También, junto con la tensión elevada, no es considerado peligroso dentro de la sociedad, pero debemos vigilarlo y controlarlo con un estilo de vida saludable para que el mal sea menor.

Además de estos, existen muchos más problemas cardiovasculares, como la enfermedad cerebrovascular, las cardiopatías la apoplejía, las miocardiopatías, la enfermedad vascular periférica o la trombosis.

Las revisiones periódicas de salud harán que localicemos a tiempo este tipo de problemas y podamos poner solución lo antes posible. La mayoría de las veces son problemas que se pueden prevenir con hábitos de vida saludables.

¿Qué comer para prevenir una enfermedad cardiovascular?

Lo que comemos juega un papel fundamental a la hora de prevenir cualquier afección del corazón. Nuestra salud agradecerá que llevemos un estilo de vida adecuado, con una alimentación correcta, con la práctica de ejercicio físico adecuado a nuestra condición física y evitando factores externos insalubres, como el tabaco y el alcohol.

Alimentos no recomendados en enfermedades cardiovasculares

Los alimentos que no se recomiendan consumir cuando está presente una enfermedad del corazón son todos aquellos procesados que contienen grandes cantidades de sal, azúcar y grasas de mala calidad. Un consumo excesivo de sal añadida aumenta las probabilidades de que aparezca este tipo de problemas, y los productos ultraprocesados, las conservas, los embutidos o los productos que vienen listos para calentar y servir, vienen cargados de este mineral.

Los alimentos más ricos en sal son los embutidos, el pan (excepto el pan sin sal), los quesos (cuanto más curado esté, más sodio tendrá) y los productos ultraprocesados. Es recomendable disminuir su consumo casi a cero o eliminarlos completamente de la alimentación.

Además, reducir o eliminar cualquier tipo de refresco y bebidas alcohólicas también nos beneficiará.

Alimentos recomendados en enfermedades cardiovasculares

Los alimentos reales con una base vegetal no deberían faltar en nuestros platos de comida diaria. Aquella comida que tenemos que cocinar nosotros mismos es más recomendable que cualquier producto que ya viene listo para calentar y servir.

Las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secossemillas deberían de estar presenten de forma mayoritaria en nuestra comida. Son bajos en sodio y colesterol, por lo que un consumo principal de estos grupos de alimentos, supondrá un beneficio para nuestra salud bastante notorio. También, si lo deseamos, podemos consumir huevos, lácteos, carne y pescado, siempre y cuando sea fresco; las carnes o pescados procesados (salchichas, hamburguesas de supermercado, palitos de pescado rebozados…) no entran dentro de esta categoría porque se trata de productos ultraprocesados. Tampoco entran aquí los lácteos azucarados, como los zumos, los yogures de sabores o tipo natillas.

Ejemplo de menú cardioprotector

Llevar una alimentación cardioprotectora significa que lo que comemos es comida real y que no afecta a nuestra salud del corazón y nos previene de las posibles afecciones que hemos mencionado. Es importante saber que cada tratamiento debe ser pautado de manera individual y por un profesional de la alimentación como el dietista-nutricionista.

A continuación, os proponemos un menú ejemplo para este caso:

dieta problemas cardiovasculares

  • Desayuno:
    • Aguacate picado con tomate, huevo cocido y un vaso de bebida vegetal o leche semidesnatada
  • Media mañana:
    • Plátano machacado con canela y pistachos
  • Comida:
    • Lentejas con zanahoria, pimiento, cebolla, tomate, calabacín y arroz integral. De postre una mandarina
  • Media tarde:
    • Porridge de avena con leche o bebida vegetal con pera y unas pasas
  • Cena:
    • Merluza al papillote con escalivada de verduras (verduras al horno, por ejemplo, pimiento, berenjena, cebolla y calabaza) y hummus de remolacha. De postre una manzana. Un derivado vegetariano/vegano podría ser un salteado de esas mismas verduras con tofu marinado y hummus de remolacha de guarnición