Dietas para problemas digestivos

Dietas para problemas Digestivos

La alimentación condiciona la salud de nuestro sistema digestivo. Si llevamos una alimentación cargada de azúcar, grasas de mala calidad y harinas refinadas, las probabilidades de que aparezcan problemas de estómago es muy alta.

Cambiar hábitos alimentarios y potenciar el ejercicio físico son clave para evitar o mitigar los efectos secundarios.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

Los patrones alimentarios actuales dejan mucho que desear. La alimentación que llevamos a día de hoy la población suele estar cargada de azúcar oculta en alimentos impensables, harinas refinadas que no aportan absolutamente nada y grasas de pésima calidad que afectan a nuestra salud cardiovascular.

alimentacion niños adolescentes

La falta de tiempo para cocinar y organizar las comidas diarias también pegan duro en nuestro día a día y a nuestra salud digestiva. Priman las cocciones rápidas y sencillas, sin poner demasiada atención en lo que comemos.

Si prolongamos en el tiempo una alimentación pobre en nutrientes, la probabilidad de que aparezcan problemas de salud, como el estreñimiento o el reflujo en cada comida, aumenta considerablemente.

Los problemas digestivos pueden ser diversos, como el síndrome del colon irritable, la enfermedad de Crohn o el estreñimiento y el reflujo gastroesofágico que hemos mencionado antes.

¿Qué problemas digestivos encontramos?

El estreñimiento está presente en la vida de muchas personas y puede interferir en el bienestar de las mismas. No visitar de manera frecuente y regular el baño puede ocasionar problemas de hinchazón y malestar general que dificulten nuestra vida. La alimentación y la práctica de ejercicio físico es muy importante para conseguir un tránsito intestinal adecuado.

Pero tampoco debemos obsesionarnos con la frecuencia con la que hacemos nuestras deposiciones. Es recomendado visitar a nuestro médico por un posible estreñimiento cuando lo hacemos menos de tres veces a la semana.

El reflujo gastroesofágico puede ser muy desagradable si no conseguimos organizar nuestras comidas y seguir ciertas pautas. Las comidas picantes, el exceso de especias, las bebidas gaseosas o el alcohol no favorecen la mejora de estado, por lo que es mejor evitarlas en la mayoría de lo posible.

colon irritable

La postura que adoptemos después de cada comida también influye, debemos tener cuidado de no tumbarnos completamente si sufrimos este problema de salud.

La alimentación condiciona cada día de nuestra vida, y si sufrimos problemas de salud como colon irritable, la comida que ingerimos puede ser la diferencia de tener un día normal a pasar dolores abdominales poco deseados. Si ingerimos ciertos tipos de alimentos que no digerimos bien, se pueden presentar síntomas como hinchazón, gases, diarreas o estreñimiento.

Cada persona tiene una tolerancia, por lo que es mejor ir probando poco a poco los alimentos y evaluarse detenidamente para saber qué es mejor tomar y qué no.

La alimentación, así como el ejercicio, juegan un papel fundamental en todas las fases de una enfermedad, como lo es en la enfermedad de Crohn, que dependiendo de en qué fase nos encontremos, así debe ser la alimentación, con la introducción o no de alimentos nuevos.

Por ello, es muy importante tomar consciencia de que el tratamiento para los problemas del tracto digestivo deben ser personales y pautadas de manera individual.

¿Qué comer cuando tengo problemas digestivos?

Debemos alimentarnos de manera inteligente, priorizando los alimentos vegetales y dejando de consumir o limitar mucho en el tiempo, aquellos alimentos procesados o ultraprocesados que no aportan nada, nutricionalmente hablando, a nuestro organismo.

Cada patología digestiva es diferente y requiere un tratamiento individualizado y adaptado a las características y necesidades de cada persona, pero podemos dar unas pautas generales para evitar los síntomas de los problemas estomacales, o al menos mitigarlos.

Maneras de cocinar los alimentos cuando tenemos problemas de estómago

La manera en la que cocinamos nuestra comida también influye en cómo hagamos la digestión ese día. Si utilizamos tipos de cocción agresivas o pesadas, tendremos digestiones más molestas que dificultarán nuestro día.

cocinar con problemas de estomago

Es mejor eliminar los alimentos fritos porque, además del exceso de calorías que puedan tener, una gran cantidad de grasa en los platos hará más complicada la digestión y mucho más pesada, por lo que es recomendado utilizar técnicas de cocción más ligeras como el papillote, el horno, hervidos…

Los alimentos picantes tampoco están recomendados cuando existen problemas de estómago porque también pueden dificultar la digestión e irritar la zona del esófago. Las comidas con exceso de especias tampoco se recomienda por los mismos motivos. Al igual que realizar comidas copiosas.

El café es conveniente limitarlo también porque se trata de una bebida fuerte y podría irritar el tracto.

Es importante señalar que cada persona tiene una tolerancia diferente en cada una de las patologías, por ello es de vital importancia que se planifique una buena estrategia nutricional y se aborde de manera correcta.