Dietas para el endocrino

Dietas para Endocrino y Metabólico

La mayoría de los problemas del metabolismo y hormonales son fácilmente controlables con medicación y con un estilo de vida saludable. Un tratamiento médico específico y unas pautas nutricionales adecuadas para cada persona se puede mejorar el día a día.

Es fundamental cuidar lo que comemos para mantener el equilibrio en nuestro organismo.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

El sistema endocrino es el encargado de producir las hormonas necesarias para el correcto funcionamiento del organismo. La producción deficitaria de hormonas o una producción excesiva, puede originar problemas de salud que puedan disminuir nuestra calidad de vida.

Los problemas endocrinos más conocidos por la población son el hipotiroidismo y el hipertiroidismo, pero existen más problemas de salud relacionados con las tiroides y la producción de cierto tipo de hormonas. Existen problemas de bocio, cuando aumenta de tamaño la glándula tiroides; el síndrome de Cushing, cuando la producción de cortisol es más elevada; problemas de gigantismo o enanismo (relacionado con las hormonas del crecimiento)…

Dentro de estos problemas de salud, podemos englobar también la diabetes, que es muy conocida en la población. La diabetes se caracteriza por un aumento de la glucosa en el organismo siendo regulada (o no) por el páncreas. Dependiendo del tipo de diabetes que tengamos, seremos o no insulinodependientes.

dieta problemas endocrinos

La diabetes tipo 1 es la conocida como la “genética“, es decir, se trata de un trastorno autoinmune que aparece a edades tempranas y que se caracteriza porque el páncreas no puede producir insulina de manera independiente y suficiente para el organismo.

En cambio, la diabetes tipo 2 es la conocida como “diabetes del adulto” y aparece porque el cuerpo no es capaz de utilizar de manera adecuada la insulina del organismo; esto conocido como resistencia a la insulina. La mayoría de veces aparece por un mal estilo de vida, estando presente el sedentarismo y la mala alimentación. Lamentablemente, aunque a este tipo de diabetes se le conoce como la del adulto, cada vez es más frecuente ver a adolescentes y niños con este problema de salud.

Pautas a seguir con un problema endocrino o metabólico

Lo más importante es identificar nuestro problema endocrino (gracias a las pruebas médicas oportunas) y con ello, llevar un estilo de vida saludable y que afecte lo mínimo a nuestra calidad de vida.

En estas situaciones es muy importante corregir los hábitos alimentarios, practicar ejercicio físico regular y abandonar factores externos insanos, como el tabaco o el alcohol.

La primera vez que somos diagnosticados con alguno de estos problemas tenemos dudas y temores pero es muy sencillo convivir, siempre y cuando los consejos y la medicación que nos pauten sean las correctas. El tratamiento farmacológico es el primer abordaje que se realiza. El facultativo correspondiente pauta un determinado fármaco para controlar el problema. Esta pauta debe estar diseñada de manera personal ya que cada persona es totalmente diferente.

Después de especificar el tratamiento médico, se debe complementar con una alimentación personalizada. Lo más recomendado, de manera general, es llevar un estilo de vida saludable, con una comida basada en vegetales, reduciendo al máximo los productos procesados y con la práctica regular de ejercicio físico (siempre que las condiciones personales lo permitan).

Es sencillo seguir estas directrices y convivir con este problema de salud. Cada problema endocrino tiene una pauta alimentaria específica, al igual que su tratamiento farmacológico, de ahí que sea tan importante la personalización en cada caso.

Menú ejemplo para problemas endocrinos o metabólicos

La personalización del tratamiento es fundamental y cada patología debe ser seguida por el profesional sanitario adecuado, en base a los gustos de cada persona y su estilo de vida.

A continuación os dejamos un ejemplo de un menú que una persona con diabetes tipo 2 para que veamos que, si es comida real y mínimamente procesada, se puede comer de todo.

  • Desayuno:
    • Café con leche (o bebida vegetal), un puñado de nueces y fresas con canela
  • Almuerzo:
    • Tosta de pan de centeno con aguacate, queso feta y granada
  • Comida:
    • Ensalada de garbanzos con tomate cherry, brócoli, pimiento, nueces, semillas de lino, huevo cocido y aceite de oliva virgen extra. De postre un kiwi. Un derivado vegano sería la misma ensalada, sustituyendo el huevo cocido por taquitos de seitán a la plancha.
  • Merienda:
    • Bol de frutas (manzana, pera y mango) con yogur natural
  • Cena:
    • Alcachofas rehogadas con champiñón y tiras de pollo. De postre un plátano. Un derivado vegetariano/vegano serían unas alcachofas rehogadas con champiñón, guisantes y pistachos picados.