Dieta para diabetes / diabéticos

Dietas para problemas de Diabetes

La diabetes es un problema de salud que cada vez vemos más a menudo.

La conocida como diabetes del adulto (diabetes tipo 2) está comenzando a aparecer en niños de diez años a causa de la mala alimentación y la inactividad física que tienen en la actualidad.

Podemos poner solución nosotros mismos de una manera muy sencilla.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

¿Qué es la diabetes?

La diabetes mellitus es una enfermedad crónica que actualmente no tiene cura. Se puede controlar muy bien, pero no tiene cura. Este tipo de problema se caracteriza por la subida de glucemia (azúcar) en la sangre.

La diabetes se produce por una producción insuficiente de insulina o una mala actuación de esta. La insulina es la encargada de regular la glucosa en el organismo.

Podemos diferenciar tres tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo I: En este tipo de diabetes, nuestro organismo no produce insulina y seremos dependientes de la misma, es lo que se conoce como insulinodependiente. Este tipo de diabetes suele ser de origen genético y aparece a edades muy tempranas.
  • Diabetes tipo II: En este tipo de diabetes, nuestro cuerpo sí que produce insulina, pero no en las cantidades óptimas o esta presenta comportamientos inadecuados. Este tipo de diabetes es más frecuente que la tipo I porque está más relacionada con los hábitos de vida. Se le conoce como Diabetes del adulto (puede aparecer en torno a los 50 ó 60 años), pero tristemente se están dando casos de este tipo de diabetes en niños y adolescentes.
  • Diabetes gestacional: Aparece durante el embarazo. Si no se controla correctamente, puede derivar a una diabetes tipo II, pero normalmente desaparece al dar a luz.

Las cifras normales de glucosa en sangre para una persona que no tiene diabetes están en torno a 70-100 mg/dl en ayunas y 140 mg/dl después de dos horas de haber comido.diabetes y alimentacion

¿Qué síntomas tiene la diabetes?

Nuestro cuerpo es inteligente y es capaz de mandarnos señales cuando se nos dispara la glucosa en sangre. Si padecemos la mayoría de estos síntomas, es adecuado hacernos una revisión para tener controlada el azúcar. Comenzar con un estilo de vida saludable es la mejor forma de combatirla.

Los principales síntomas de la diabetes son los siguientes:

  • Poliuria: Tener ganas de orinar de forma constante y en gran cantidad
  • Polidipsia: Tener la necesidad de beber agua constantemente
  • Polifagia: Tener gran apetito y comer muchas veces a lo largo del día
  • Prurito: Aparecen picores en diferentes zonas del cuerpo

Además de estos síntomas, también pueden aparecer fatigas, dolores de estómago, visión borrosa o una pérdida de peso rápida y sin justificación.

Decimos que es muy importante las revisiones médicas porque un exceso de glucosa en sangre puede derivar a otros problemas de salud, como por ejemplo colesterol elevado, hipertensión arterial..

sintomas de la diabetes

Factores para la aparición de diabetes tipo 2

La diabetes tipo II suele aparecer por unos hábitos de vida poco deseados. Su aparición suele estar relacionada con una alimentación de escaso valor nutricional, rica en azúcares y harinas refinadas, además de la falta de actividad física o una vida demasiado estresante.

Una alimentación rica en productos procesados, bollería o refrescos es un factor determinante para los niveles de glucosa en la sangre. A mayor tiempo ingiriendo estos alimentos y a más cantidad, mayor es la probabilidad de que este problema de salud aparezca. Si a esto le sumamos la falta de ejercicio físico, fumar o beber alcohol, las posibilidades van en aumento.

La fruta y la diabetes. Mitos a eliminar

Cuando nos diagnostican diabetes, lo primero que pensamos es en eliminar alimentos como el plátano, las uvas o los higos porque son alimentos muy ricos en azúcar. Es un pensamiento totalmente falso que debemos eliminar de nuestra mente. Los alimentos que debemos reducir al máximo para controlar nuestra azúcar no es ningún tipo de frutas, y ahora vamos a aprender el motivo y desterrar los mitos de la fruta y la diabetes.

Cuando nosotros tomamos una fruta (la que sea, la que más nos guste) no sólo estamos tomando azúcar, estamos ingiriendo una matriz alimentaria, y esta está compuesta por fructosa (el azúcar de la fruta), fibra, vitaminas, minerales, agua… Cuando tomamos la fruta entera, la fibra hace que ese azúcar de la fruta pase de manera muy lenta a nuestro torrente sanguíneo (la absorbemos lentamente) y hace que mantengamos los niveles de glucosa estables.

Esto, en su conjunto, es lo que hace que sean ideales para tomar, aunque seamos una persona diabética. El consumo diario de fruta no elevará el azúcar en sangre, sea la fruta que sea.

En cambio, si nosotros decidimos comernos un bollo, debemos saber que está compuesto principalmente por azúcar, harinas refinadas y grasa de mala calidad. Al no contener fibra que ayude a controlar su paso, el azúcar pasará muy rápido a nuestra sangre, provocando un pico de glucosa. Entonces, el organismo se pondrá en alerta y segregará insulina en grandes cantidades para conseguir reducirla lo más rápido posible. Al poco tiempo, esa glucosa bajará bruscamente. Estas subidas y bajadas hacen que el azúcar se descontrole. Esto no lo provoca la fruta.

Por esta razón (y otras muchas más), la bollería sí que está desaconsejada para una persona con diabetes (y para una persona sana también).

La fruta, junto con la verdura y las hortalizas, son un alimento muy interesante que debe estar presente a diario en la alimentación de las personas. Debemos dejar atrás los mitos del azúcar y la fruta en la diabetes porque no están actualizados, están obsoletos, no tienen base científica y lo peor de todo, hacen que realmente no disfrutemos de la fruta.alimentacion sana y diabetes

Alimentos recomendados para la diabetes

Cuando tenemos diabetes (cuando estamos sanos también) debemos perderle el miedo a la fruta, como ya hemos visto, pues será una gran aliada, siempre y cuando sea entera, no en zumo. La alimentación de una persona diabética debe estar compuesta por alimentos reales y mínimamente procesados posible, así evitaremos en la mayoría de los casos el azúcar libre en los productos que la industria alimentaria añade.

Aquí te dejo, además de las frutas, los alimentos que debemos incluir en nuestra alimentación si tenemos diabetes:

  • Frutas, verduras y hortalizas: de todo tipo. Como decimos anteriormente, no nos tiene que preocupar si este grupo de alimentos tiene o no azúcar. Este azúcar no es peligroso
  • Legumbres
  • Frutos secos, siempre y cuando sean naturales o tostados
  • Cereales integrales. Aquí excluimos toda clase de bollería, los cereales de desayuno y los cereales blancos y refinados
  • Huevos y lácteos
  • Carne y pescado
  • Semillas
  • Productos vegetales de calidad: tofu, soja texturizada, seitán…

Alimentos no recomendados para la diabetes

Como he comentado anteriormente, conviene limitar toda clase de productos ultraprocesados porque su composición nutricional deja mucho que desear. La calidad de los mismos es nula y lo único que provocan es el descontrol de la glucemia en sangre. Estos productos procesados son:

  • Embutidos: especialmente aquellos denominados como bajos en grasa, light o 0% materia grasa porque para que no pierdan el sabor al quitarles la grasa, les añaden azúcar.
  • Toda clase de bollería, tanto la casera como la industrial
  • Cereales refinados: pastas blancas, arroz blanco, pan blanco, cereales de desayuno…
  • Refrescos y bebidas alcohólicasdulces y diabetes

Cocina y diabetes

Cocinar como cocinaban nuestras abuelas, con alimentos frescos, locales y de temporada es la mejor opción alimentaria. Si conseguimos alimentos de temporada, conseguiremos aprovechar todas las propiedades nutricionales de los mismos (no es lo mismo comernos una sandía en invierno que en verano). Además, si cocinamos con producto local, creamos una alimentación más sostenible con el medio ambiente y así, fomentamos el comercio local.

Se deben primar las cocciones más saludables, como por ejemplo el horno, el papillote, el hervido o al vapor. En cambio, se deben limitar lo máximo posible las frituras porque elevan bastante la cantidad de calorías del plato y, en muchas ocasiones, no se trata de un aceite de buena calidad.

Otros factores que tenemos que tener en cuenta es la práctica de ejercicio físico, perder peso y dejar el tabaco y el alcohol con el objetivo de tener la glucosa en niveles óptimos.

Es importante añadir que todo esto debe estar regulado y controlado en base a las dosis de insulina que cada persona se administre. La supervisión de un dietista-nutricionista es muy importante, además de que nos asesorará para que podamos hacerlo fácilmente. Si lo deseas, ponte en contacto conmigo para conseguir tus resultados.