Dietas para el reflujo gastroesofagico

Dietas para el Reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico puede suponer un problema en cada comida del día.

Tener una buena planificación alimentaria y saber qué alimentos son más recomendados tomar, puede disminuir los efectos y aliviar las molestias cada día.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico es un problema muy molesto y se debe a que el esfínter esofágico inferior (un músculo que conecta el esófago con el estómago) no cierra adecuadamente y esto permite el retorno de la comida hacia arriba, se provoque un reflujo y exista una irritación.

Es un problema de salud que afecta notoriamente a la alimentación y la dificulta. Saber qué alimentos son aconsejados eliminar y cuales fomentar, ayuda a que la irritación del esófago sea menor.

Causas del reflujo gastroesofágico

Pueden existir muchas causas para la existencia de reflujo gastroesofágico, entre las que se encuentra la alimentación.

El consumo de alcohol o tabaco favorece la irritación del esófago, además de un consumo elevado de alimentos que irritan la zona, como las salsas picantes, la pimienta, el café o los alimentos muy ricos en grasas de pésima calidad.

Problemas como la obesidad o el embarazo, también son precursoras de reflujo gastroesofágico porque existen una clara presión en el abdomen que favorece la irritación de dicha zona.bebida y reflujo

Síntomas del reflujo gastroesofágico

Las personas que experimentamos el reflujo gastroesofágico sabemos que puede ser muy desagradable. Cada comida puede suponer una molestia y, dependiendo de la persona, demasiada acidez.

Normalmente aparece acidez a la hora de comer o justo después de hacerlo. El ardor es un síntoma claro del reflujo gastroesofágico.

También existen otros síntomas, aunque menos comunes, que caracterizan al reflujo gastroesofágico, como dolor en la garganta, afonía o dolor de pecho.

Si notamos estos síntomas cada vez que comemos algo y se alarga en el tiempo, debemos acudir a nuestro médico para que nos diagnostique este problema y que un dietista-nutricionista nos asesore qué es lo mejor para nuestra alimentación.

Qué comer si tengo reflujo gastroesofágico

Existen alimentos más recomendados que otros para este problema. Debemos limitar o eliminar de nuestra comida aquellos alimentos más ácidos o picantes que puedan favorecer la aparición de ardor o irritación.

Alimentos a evitar con reflujo

Aquí tenemos una lista de los alimentos que son aconsejados eliminar o evitar en la mayoría de lo posible para así intentar que los síntomas no aparezcan o reducirlos.

especias y reflujo

  • Café
  • Alimentos fritos
  • Alcohol
  • Especias
  • Chocolate
  • Vinagre
  • Guindillas
  • Alimentos ácidos: tomate, frutas cítricas, menta
  • Ajo

Alimentos recomendados para el reflujo

En cambio, existen alimentos más recomendados para este tipo de problema ya que son más fáciles de digerir y evitan la acidez de estómago. Es bueno incluirlos en nuestra alimentación diaria.

  • Frutas y verduras, de todas clases
  • Legumbres
  • Cereales integrales
  • Pescados azules y frutos secos: son ricos en omega-3, el cual tiene una capacidad antiinflamatorio que facilita la digestión de las comidas

Formas de cocinar los alimentos con reflujo gastroesofágico

La forma en la que cocinamos también es un punto clave para evitar este problema. Debemos evitar cocciones fuertes que faciliten la aparición de irritación, como las comidas fritas, ya que tienen un exceso de grasa y la calidad del producto no es muy buena.

Por el contrario, debemos favorecer aquellas cocciones más suaves que ayuden a hacerla digestión y no supongan un problema para nuestro tracto digestivo. Estas cocciones son el hervido, el horno o el papillote. Se trata de formas de cocción muy ligeras y con las que podemos conseguir grandes platos.cocinar con problemas de estomago

La postura para evitar el reflujo

Un consejo que también nos puede ayudar para evitar este tipo de problemas es la postura. La manera en la que nos sentemos después de comer puede ser fundamental para la aparición o no de este reflujo. Tumbarse después de comer es una mala idea porque favorecemos el retorno de los alimentos hacia el esófago. Es mejor permanecer sentados o en una posición semi inclinada hasta que el proceso de digestión esté más avanzado.

Si padecemos obesidad o sobrepeso, es un buen momento para hacer ejercicio físico y conseguir eliminar el exceso de peso que tenemos y disminuir la probabilidad de tener este reflujo gastroesofágico.