Dietas para la obesidad y el sobrepeso

Dietas para Sobrepeso y Obesidad

Nos encontramos frente a una epidemia muy grave en nuestra sociedad. Pasa inadvertida porque la tenemos tan familiarizada que no somos conscientes del problema de salud que supone. La obesidad y el sobrepeso es la epidemia del siglo XXI.

Este problema va más allá del “menos plato y más zapato”.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

Causas de la obesidad y el sobrepeso

Según datos de la OMS, cada año mueren en torno a 2,8 millones de personas en el mundo a causa de este problema. La prevalencia de sobrepeso y obesidad se ha duplicado de manera considerable entre 1980 y 2014, por lo que sí que se trata de una epidemia de nuestra época.

Hasta hace muy poco tiempo, siempre hemos escuchado la frase de que la causa de la obesidad o el sobrepeso es un balance entre el exceso de calorías consumidas y las gastadas, pero esta es una afirmación simplista que no engloba el problema de la obesidad. La obesidad tiene múltiples causas, a cada cual más compleja.obesidad y sobrepeso

No sólo influye la cantidad de calorías que una persona pueda ingerir, si no que el enfoque debería conducirse más a la calidad de esas calorías que se toman.

De poco sirven los productos light, 0% materia grasa o los bio si la calidad de los ingredientes es nula.

Calorías aparte, la obesidad tiene otras muchas causas, como problemas psicológicos, conductas alimentarias extremas, la sociedad en la que se vive, estrés, problemas metabólicos y un largo etcétera que hace de la obesidad y el sobrepeso más complejo de lo que pensamos.

Es erróneo pensar que para combatir el sobrepeso o la obesidad basta con comer menos y moverse más.

Los problemas de obesidad o sobrepeso que pueda padecer una persona son totalmente únicos y no se debe generalizar al tratar cada uno de los casos. Por ello, desconfía de aquellos que entregan el mismo plan de adelgazamiento a todas las personas.

Publicidad, exceso de peso y sociedad

Estamos frente a una sociedad en la que el bajo peso y la delgada figura imploran la perfección humana mientras que la obesidad la seguimos viendo tan normal. Ni una cosa ni la otra. Ni la figura tan perfecta y delgada es saludable, ni el exceso de peso en nuestro cuerpo lo es.

anuncios y obesidad

Pero aún así, nos vemos bombardeados de publicidad constante en el que intentan vender productos adelgazantes, batidos detox, galletas que cuidan la figura… Una publicidad que engaña (o dice la verdad con letra muy pequeña) para que adquiramos los productos que ellos quieren.

Los directores de marketing saben que existe un problema de obesidad en el mundo, y aprovechan esta baza para promocionar su producto y condicionar nuestra compra.

Nos crean una necesidad imperiosa de adquirir productos light o bajos en grasa para conseguir salud, sin darnos cuenta que son productos ultraprocesados cargados de harinas refinadas, azúcar y grasa de mala calidad.

Hacer la compra saludable puede ser una auténtica odisea porque de manera continua encontramos productos que, camuflados de saludables, nos alejan de un peso adecuado para nosotros.

Estrategia nutricional para la obesidad y el sobrepeso

Abordar una estrategia nutricional para conseguir eliminar el exceso de peso requiere esfuerzo y reeducar nuestros hábitos alimentarios, pero es una tarea sencilla si tenemos nuestro objetivo claro y motivación.

Antes que nada, debemos eliminar la palabra dieta de nuestra mente. Este concepto conlleva en nuestra mente a realizar sacrificios, pasar hambre y no tener vida social. En cambio, llevar una alimentación saludable es compatible con tener una vida social. Cambiar el chip con lo más básico es esencial y nos ayudará a que el camino sea más sencillo.

Sabiendo que no vamos a estar a dieta si no que vamos a cambiar nuestros hábitos durante toda nuestra vida, tenemos que tener claro lo que debemos consumir y lo que no (o consumir muy espaciado en el tiempo).

Alimentos recomendados en una alimentación saludable

Dentro de una alimentación saludable predominan los alimentos reales o mínimamente procesados. Tener en mente la frase “más mercado y menos supermercado”, que muchos nutricionistas utilizamos, nos ayudará a hacer buenas elecciones alimentarias.

Realizar la compra en un mercado hace más fácil que adquiramos verduras y frutas frescas, locales y de temporada para elaborar nuestros platos. En un supermercado tenemos más accesible la compra de productos insanos.

Enfocar nuestra compra a los mercados o tiendas de barrio eleva nuestra posibilidad de hacer una compra más saludable. Nuestra buena alimentación comienza en nuestro carrito de la compra, aprendiendo a hacer buenas elecciones.

Los alimentos que debemos priorizar para combatir la obesidad y el sobrepeso son los siguientes:

Formacion nutricional

  • Frutas y verduras
  • Legumbres
  • Cereales integrales: aquí no entran los cereales de caja
  • Frutos secos y semillas
  • Huevos y lácteos
  • Carnes y pescados

Los alimentos de origen animal no son imprescindibles para una correcta alimentación. Si deseamos suprimirlos, no habría problemas ni ningún tipo de carencias nutricionales.

Alimentos no recomendados para una alimentación saludable

Dentro de este grupo podemos englobar casi al 80% de los supermercados. Aunque la situación está cambiando, la mayoría de productos que encontramos en los supermercados son procesados y están cargados de ingredientes insanos que no nos favorece para nada en nuestra buena alimentación. Estos ingredientes son el azúcar, la sal, las grasas de muy mala calidad y las harinas refinadas.

A continuación os dejamos una (pequeña) lista de los alimentos que deberíamos reducir de manera generosa en nuestra alimentación saludable:alimentacion niños adolescentes

  • Toda clase de bollería: galletas, cereales de caja, donut, postres lácteos (flanes, natillas…)…
  • Productos precocinados: pizzas, rebozados congelados…
  • Salsas comerciales: aquí también se incluye el tomate frito envasado
  • Snacks: patatas fritas, ganchitos, frutos secos fritos…
  • Refrescos
  • Bebidas alcohólicas

Dietista-nutricionista para tratar la obesidad

El tratamiento de la obesidad o sobrepeso no debe ser tratado únicamente por un dietista-nutricionista. El dietista-nutricionista es uno de los pilares fundamentales durante el tratamiento, pero no debe ser el único. Se trata de un problema con múltiples factores que un solo especialista no puede abordar, por lo tanto, trabajar de manera conjunta con otros profesionales conseguirá que los objetivos se vean más cercanos.

Es muy importante la intervención de un dietista-nutricionista, un preparador físico, un médico, un psicólogo… La lista de profesionales sanitarios es infinita a la hora de tratar a cada persona, al igual que cada persona no necesita siempre a los mismos profesionales. Lo importante en el tratamiento de pérdida de peso es la individualización y la personalización en cada uno de los casos.

Si deseas crear una planificación alimentaria en base a tus necesidades, ponte en contacto conmigo y abordaremos tu caso de una manera personalizada.