Dieta para la hipotensión

Aunque es menos frecuente, la hipotensión es un problema de salud que causa una bajada de la tensión arterial durante un tiempo prolongado.

Erróneamente se piensa que se debe aumentar el consumo de sal en la alimentación, pero no es exactamente así. La dieta debe ser lo más variada posible y basada en alimentos vegetales.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

¿Qué es la hipotensión?

La hipotensión es sinónimo de presión arterial baja. Esta aparece cuando el corazón, encargado de bombear sangre al resto del organismo, lo hace de manera más lenta o no bombea la cantidad suficiente para irrigar el resto de órganos.

De manera habitual y en mayor medida, en la sociedad existen más personas con hipertensión. En cambio, el número se reduce cuando hablamos de personas con hipotensión y es menos habitual padecerla; en gran medida esto es debido al estilo de vida que llevamos en la actualidad (tomamos gran cantidad de sal en las comidas y muchas veces sin darnos cuenta).

De manera errónea se tiende a pensar que, si no tenemos hipertensión, es debido a que tenemos la tensión baja, y esto no es así. Existe un término medio en el cual podemos tener unos niveles de tensión óptimos y estar saludables.

Niveles óptimos de tensión arterial

Según la OMS, los niveles óptimos de tensión arterial son 120 mmgHg de tensión sistólica (cuando el corazón bombea sangre) y 80 mmgHg de tensión diastólica (cuando el corazón se relaja y no bombea sangre).

En cambio, cuando los niveles de tensión están en 110 mmHg y 70 mmHg o por debajo se considera hipotensión. Para que se tenga en cuenta este problema de salud y se diagnostique como tal, estos niveles deben estar bajos durante al menos unas semanas.

Causas de la tensión baja

Las causas de la hipotensión pueden ser varias y dependen, en muchas ocasiones, de la situación de cada persona. Muchas veces la hipotensión ocurre cuando la persona está mucho tiempo de pie. Otras, se puede dar cuando existe un problema fisiológico que impide que el corazón bombee correctamente sangre a todo el organismo. Y en otras ocasiones, se puede dar cuando se consumen drogas, alcohol, analgésicos o se abusa de diuréticos.

La hipotensión también se puede dar durante el embarazo, debidos a problemas endocrinos o incluso por deshidratación de la persona. La septicemia (infección grave) puede causar hipotensión, al igual que la falta de hierro en el organismo.

La tensión también desciende con el frío, por lo que en invierno las personas que tienden a tenerla baja, pueden ver agravados sus efectos secundarios. Al igual que también influye la hora del día (durante la mañana tiende a ser más baja).

La edad, el consumo de medicamentos y determinadas enfermedades que hemos comentado antes, son factores de riesgo que propician la aparición de la tensión arterial baja.

Síntomas de la hipotensión

Los síntomas de la hipotensión pueden ser variados y dependiendo de la persona pueden aparecer en mayor o menor medida. A continuación te dejo los principales síntomas de la tensión baja:

  • Mareo
  • Desorientación
  • Pérdida del conocimiento y desmayo
  • Visión borrosa
  • Náuseas o vómitos
  • Fatiga y debilidad
  • Confusión
  • Somnolencia

Si en algún momento experimentas esta clase de síntomas, es muy probable que tu tensión arterial se encuentra baja. Puede ser por algún momento puntual determinado o por algún problema de salud. Si este episodio se repite, acude a tu médico para que lo valore.

Alimentación para la hipotensión

La primera vía para tratar la hipotensión crónica (que no se materialice en un momento puntual) es la medicación, y esta debe estar pautada por el médico, ya que ha valorado el caso particular de cada persona.

Alimentos a potenciar con la tensión baja

La segunda vía de actuación sería el estilo de vida. La alimentación también juega un papel principal en las personas con hipotensión. Se debe potenciar el consumo de alimentos más ricos en sodio (sal). Estos alimentos deben contar con sal presente de manera natural en su composición, no debe ser añadida.

Aquí te dejo una lista de los alimentos a potenciar con la tensión baja:

  • Pescados azules: salmón, atún, caballa…
  • Lácteos: cuanto más curados sean los quesos, mayor concentración de sal tendrán
  • Huevo
  • Cereales integrales: pan, pasta, arroz…
  • Marisco
  • Carne

Además de la alimentación, el estilo de vida en general influye mucho en esta patología. El ejercicio físico diario, dejar de fumar o beber alcohol son fundamentales para que la tensión arterial esté en valores normales.

Alimentos a reducir con hipotensión

En cambio, existen otros alimentos que debemos reducir su frecuencia de consumo con la tensión arterial baja. Estos son cualquier producto ultraprocesado del supermercado y que tan fácilmente podemos adquirir en cualquier momento porque, en su gran mayoría, contienen grandes cantidades de sal añadida en su composición que no interesa.

Este consumo de productos ultraprocesados aumentan el consumo de sal, pero es añadida y rebajan la calidad del producto que ponemos en nuestra cesta de la compra, por lo que es mejor evitarlo en la mayoría de las ocasiones.

Evitar también alcohol, tabaco y el sedentarismo son clave para evitar este problema de salud.

Si tengo la tensión baja, ¿tengo que aumentar el consumo de sal?

Se ha tendido a pensar que, como a una persona con hipertensión arterial se le retira la sal de adición en las comidas, una persona hipotensa puede consumir toda la sal que quiera. Esto no es así.

Para comenzar, para una persona con la tensión alta el problema principal no es la sal que se le añade a las comidas, si no el 75% de la sal que se consume sin darse cuenta. Es la llamada “sal oculta” que está presente en productos procesados y hace aumentar peligrosamente la tensión arterial.

Un incremento controlado de la sal en las comidas puede ser una estrategia interesante para las personas con hipotensión, pero esto no quiere decir que se deban consumir productos cargados de sal con el objetivo de aumentar la dosis. Además, este aumento de la sal de adición debe estar pautada por el médico, que es el que controlará en todo momento los niveles de tensión arterial.

Debemos tener claro que, antes de llevar a cabo esta estrategia, se debe valorar la causa de la hipotensión y la ingesta diaria de sal de la persona para valorar si se aumenta o no.

Si tienes la tensión arterial baja, no dudes en ponerte en contacto conmigo para poder planificar tu menú de manera correcta.