Dietas para bajar de peso

Dietas para adelgazar / perder peso

Bajar de peso no debe ser un sacrificio. Debemos eliminar de nuestra mente que para conseguir un peso óptimo debemos alimentarnos de lechuga y pechuga a la plancha.

Disfrutar del proceso que supone bajar de peso y saboreando cada plato, hará del tratamiento algo satisfactorio.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

Lo primero que nos viene a la mente cuando hablamos de dieta es sufrimiento, de no tener vida social o no disfrutar de los placeres de la vida y del comer. Si queremos bajar de peso, este no tiene que ser el principal pensamiento. El tiempo en el que estemos bajo este tratamiento, debemos disfrutarlo, descubriendo nuevos platos, sabrosos y sencillos de hacer.

Debemos dejar atrás la palabra dieta y dar paso a un nuevo concepto: alimentación saludable. Una alimentación saludable es totalmente compatible con tener vida social y disfrutar de cada una de las comidas.

Si a lo largo de la semana hemos comido de manera saludable, con una base vegetal prioritaria, el hecho de que llegue el sábado, vayamos a un cumpleaños y disfrutemos de un pedazo de tarta, no supondrá la diferencia de haber engordado o no. Es el conjunto de nuestra alimentación lo que determinará si bajaremos o no de peso. No debemos martirizarnos por un sólo día en un mes, disfrútalo. Pero debemos ser conscientes que esos eventos en los que podemos ser más flexibles con la comida, deben ser esporádicos, no deben estar presentes la mayoría de días; y si tenemos la oportunidad de mejorar esos eventos e introducir alimentos saludables, mucho mejor.

Errores más comunes a la hora de hacer dietas para bajar de peso

No disfrutar del proceso

En el momento en el que no disfrutemos con la comida, habremos fracasado; es uno de los mayores errores que podemos cometer. Ser conscientes de lo que comemos, cómo lo hacemos y disfrutarlo es un paso de gigante para conseguir grandes resultados. Si nosotros disfrutamos con el proceso, este se hará más cómodo de llevar y podremos ver los objetivos más cercanos.

Pensamientos erróneos

Pensar que las dietas tiene un principio y un final (muchas veces un final monótono en el que no queremos saber nada de dietas) es otro de los grandes errores que podemos cometer. El objetivo que tiene una alimentación saludable es que dure para toda la vida, que reproduzcamos todo lo que hemos aprendido en la consulta y en el proceso de pérdida de peso para llevarlo a cabo siempre, sin necesidad de cansarnos o que resulte pesado de hacer.

La alimentación que llevemos en el proceso de pérdida de peso no se debe diferenciar mucho de la alimentación que llevemos cuando queramos dejarlo. Lo que caracteriza a las dietas restrictivas es que no se adaptan a nuestro día a día y son difíciles de llevar (no tienen adherencia). Sin embargo, llevando una alimentación saludable que se adapte a todas nuestras circunstancias, podremos llevarla a cabo siempre.

Esto se consigue con una planificación adaptada a nuestras necesidades y vida social.

Comer siempre lo mismo

Dependiendo de en qué punto nos encontremos del tratamiento, debemos ajustar nuestras necesidades. No siempre gastamos la misma cantidad de energía o tenemos el mismo apetito. Por ello, es muy importante disponer de un plan de bajada de peso totalmente personalizado y adaptado a las circunstancias de cada persona. El profesional que tiene capacidades para ello es el dietista-nutricionista y es el que adecuará tus ingestas a tu día a día.quitarse peso con ensalada

Pensar que el exceso de peso es sólo por comer

Tendemos a pensar que el exceso de kilos en una persona es porque come demasiado y no se mueve nada. La obesidad tiene múltiples factores, no sólo por la ingesta de calorías. Cuando se trata a una persona para que baje de peso, se deben valorar múltiples aspectos. El principal es la comida y la forma en la que se alimenta a diario, pero también se debe atender al ejercicio físico que hace y las capacidades que tiene para poder realizarlo, la vida social que lleva, si tiene apoyo o no en casa, qué hace en su tiempo libre, y sobretodo no descuidar el aspecto psicológico, saber qué se siente o cómo se siente cuando come es fundamental para asentar las bases del tratamiento.

¿Qué comer para bajar de peso y adelgazar?

Soy partidaria de no prohibir ciertos tipos de alimentos porque prohibir es despertar el deseo, es decir, que si en el tratamiento de pérdida de peso, nos prohiben comer donut porque engorda, más donuts vamos a querer comer cuando salgamos de la consulta. En el planteamiento para bajar kilos, debemos tener claro los alimentos que no son sanos y que nos perjudica en nuestros objetivos, y aquellos alimentos que debemos fomentar para conseguirlos y así, mejorar notablemente nuestra salud.

Alimentos aconsejados para bajar de peso

Los alimentos que deben ser la base de cualquier tratamiento para bajar de peso son los vegetales. Un aumento del consumo de alimentos de origen vegetal nos reducen las probabilidades de padecer de problemas cardiovasculares, de diabetes y de diferentes tipos de cáncer, no sólo nos ayudan a bajar kilos. Aquí os decimos cuales son:

  • Frutas
  • Verduras
  • Hortalizas
  • Legumbres
  • Frutos secos
  • Semillas

Nuestros platos de comida diaria deben estar compuestos mínimo por la mitad de alimentos de origen animal. Luego, si es de nuestro gusto, podemos completarlo con:

  • Lácteos: yogur natural, queso y leche. Aquí descartamos los postres lácteos (natillas, flanes, batidos…)
  • Huevos: si es posible, con el número 0 ó 1
  • Carnes y pescados: Debemos consumirlos frescos o congelados. Aquí descartamos las carnes y pescados procesados (hamburguesas, salchichas, embutido, palitos de cangrejo, palitos rebozados…)

La alimentación que llevemos debe ser con comida fresca, local y de temporada.

Si es de temporada, conseguiremos aprovechar más todos los beneficios que nos aportan los alimentos (no es lo mismo comerse una sandía en agosto que en diciembre) y además, será más barato de adquirir. Si es local, conseguiremos una mayor sostenibilidad con el medio ambiente y además, estaremos fomentando el pequeño comercio de nuestra localidad.

Una manera muy sencilla de llevar esta alimentación saludable es con el Plato de la Alimentación Saludable de Harvard, es muy sencillo de hacer y llevar a cabo.

plato de la alimentacion saludable harvard

Alimentos no recomendados para bajar de peso

Como hemos dicho anteriormente, no se trata de prohibir un alimento u otro, pero debemos ser conscientes de que existen productos que no son recomendados para nuestra salud. No se tratan de alimentos si no de productos comestibles que, de manera muy esporádica, podríamos incluirlos en cumpleaños, festividades… pero si conseguimos no incluirlos nunca o buscar una mejor alternativa, mucho mejor.

Aquí hablamos de los productos procesados que están cargados de azúcar, sal, harinas refinadas o grasas de muy mala calidad. Un consumo abusivo, además de aumentar nuestro peso, conseguirá también aumentar nuestros niveles de colesterol, diabetes, hipertensión… Hablamos de:

  • Bollería: toda clase de dulces, galletas, cereales de caja, cremas de cacao industriales…
  • Precocinados: comidas listas para calentar y servir, pizzas…
  • Salsas: aquí también se incluye el tomate frito que viene en brick.
  • Refrescos: todo lo que se venda en una lata no es saludable.
  • Snacks: patatas fritas de bolsa, ganchitos, gusanitos…

Si conseguimos eliminar estos productos de nuestra alimentación diaria, conseguiremos grandes logros.

Menú ejemplo para bajar de peso

Como decimos, no sólo importa lo que comemos un solo día, si no que influye el conjunto de todos nuestros días, pero aquí os dejamos lo que podríamos comer a lo largo de un día.

  • Desayuno: Café con leche o bebida vegetal. Tosta de centeno con aguacate y crema de cacahuete casera.
  • Media mañana: Plátano troceado con canela.
  • Comida: Lentejas con coliflor, cebolla, pimiento, tomate y arroz. De postre un pedazo de piña.
  • Merienda: Porridge de avena con granada y arándanos.
  • Cena: Huevos revueltos con espárragos trigueros y calabacín. De postre una pera. Un derivado vegetal podría ser taquitos de tofu marinados en salsa de soja con ensalada de rúcula, plátano, aguacate, nueces y almendras.

Dietista-nutricionista para bajar de peso

dietista para bajar peso

Bajar de peso es sencillo si disponemos de ganas, motivación, compromiso y llevamos un estilo de vida saludable, en el que predominen los alimentos reales y mínimamente procesados.

La personalización en cada uno de los casos es lo más importante, y esto lo debe llevar a cabo un dietista-nutricionista cualificado. Nos deben pautar una planificación alimentaria acorde a nuestros gustos y necesidades, eso no lo tenemos que dudar nunca.

El dietista-nutricionista es el único profesional cualificado para tratar la pérdida de peso y cualquier patología relacionada con la alimentación.

Si acudes a uno y dudas de su profesionalidad, no dudes en pedirle su título, es tu derecho.

Si quieres comenzar este proceso de pérdida de peso, ponte en contacto conmigo y te diré cómo podrás introducir esos buenos hábitos alimentarios en tu día a día.