Enfermedades autoinmunes

Enfermedades autoinmunes

Dentro de las enfermedades autoinmunes podemos encontrar muchas, cada una con síntomas y causas diferentes, pero en todas ellas, la alimentación juega un papel fundamental.

Es necesario tomar la medicación pautada, pero la comida puede ayudar a mitigar los síntomas de la enfermedad o reducir el número de brotes de esta.

¿Te puedo ayudar?

Contacta conmigo o reserva ya tu consulta online

¿Qué es una enfermedad autoinmune?

Una enfermedad autoinmune es un problema de salud por el cual el sistema inmunitario de la persona afectada ataca a las células sanas del cuerpo. Este reconoce como «extrañas» las células del organismo e intenta eliminarlas o combatirlas, por ello, en este tipo de enfermedades, los tejidos y los órganos de la persona afectada sufren severos daños.

De manera general, y sin ninguna clase de patología, el sistema inmune hace frente a los cuerpos extraños que puedan crecer en el cuerpo, como los virus o las bacterias. Cuando una enfermedad autoinmune está presente, el sistema inmune cree como extraño cualquier parte del cuerpo, aunque esté sana.

Los síntomas de esta clase de enfermedades son muy diversos porque engloban muchos problemas de salud, pero las enfermedades autoinmunes pueden presentarse en forma de brote, donde los síntomas son muy evidentes, o pueden ser asintomáticas durante un tiempo, donde los síntomas no se perciben.

La primera vía de actuación de cualquier enfermedad autoinmune es la farmacológica, por lo que se deben llevar a cabo las recomendaciones del médico en todo momento. En cuanto a la alimentación, es un factor también clave para ayudar a mitigar los síntomas del problema de salud. Con la comida no conseguiremos curar la enfermedad (ni con la medicación) pero conseguiremos que los brotes sean menos frecuentes o menos molestos.

Huye de las terapias alternativas que prometen curar la enfermedad porque lo único que buscan es un beneficio económico a costa de la salud de las personas.

Tipos de enfermedades autoinmunes

Existen más de 80 enfermedades autoinmunes en la actualidad y muchas de ellas tienen síntomas muy parecidos. La prevalencia de algunas es escasa, mientras que en otras, el número de personas afectadas es mucho mayor.

Cuando hablamos de enfermedades autoinmunes, podemos hablar del lupus, un problema de salud que se caracteriza, en la mayoría de los casos, por erupciones cutáneas y dolores en las articulaciones hasta el punto de la incapacidad móvil de la persona.

Otra enfermedad autoinmune que mucha gente conoce es la diabetes tipo I. Aquí, el cuerpo no es capaz de fabricar insulina para poder gestionar la glucosa del organismo de manera eficiente, por lo que es necesario que la persona se administre una dosis adecuada de la misma (son insulinodependientes).

La artritis reumatoide también está catalogada como una enfermedad autoinmune que afecta principalmente a las articulaciones del cuerpo, llegando incluso a provocar rigidez completa de estas.

Existen, como te comento, muchos problemas de salud englobados en en el grupo de las enfermedades autoinmunes, como la esclerosis, la tiroiditis autoinmune o la psoriasis. Si sospechas que puedes padecer alguna de ellas, te recomiendo que acudas a tu médico para que lo diagnostique y a un nutricionista cualificado que te asesore con una alimentación adecuada.alimentacion y enfermedades autoimunes

Prevalencia de las enfermedades autoinmunes

Existe un componente hereditario para la predisposición de esta clase de enfermedades, pero también cobran importancia los factores ambientales, el consumo de fármacos, deficiencias nutricionales… En la actualidad, no existe una causa clara que justifique la aparición de enfermedades autoinmunes.

En España un 39% de la población sufre alguna enfermedad autoinmune en edades comprendidas entre 18 y 64 años. Estos datos fueron recogidos en el año 2018.

Alimentación y enfermedades autoinmunes

La alimentación, al igual que en todos los aspectos de nuestra vida, es de suma importancia. Cuando está presente una enfermedad, cuidar la alimentación es muy importante porque así podremos remitir los síntomas, reducir el número de episodios o incluso revertirla.

En el caso de las enfermedades autoinmunes, como te he comentado, no se pueden curar, pero la alimentación ayuda a reducir el número de brotes que se puedan dar o, si se dan, que sean menos agresivos.

Una alimentación de pésima calidad, cargada de azúcar, harinas refinadas y grasas de mala calidad, no beneficia para nada a la enfermedad, es más, agrava más los síntomas y hace que la persona que lo padece esté mucho peor.

No descuides tu alimentación si tienes una enfermedad autoinmune y pide ayuda. Acude a un dietista-nutricionista adecuado para asesorarte de la mejor manera. Ponte en contacto conmigo si quieres que te ayude en el proceso.