¿Por qué las dietas están destinadas al fracaso?

10m
Comparte

Llega la operación bikini, llegan los meses antes de Navidad o los propósitos de año nuevo… Siempre tenemos un momento o una excusa para ponernos a dieta. “Necesito entrar en el bañador del año pasado”, “estas Navidades he comido demasiado”, “este año nuevo empiezo la dieta y el gimnasio”… Nos repetimos cada año.

Las dietas están destinadas a fracasar por la sencilla razón de que estas tienen una fecha de inicio y una fecha final. Cuando nos ponemos a dieta nos lo tomamos como un paréntesis en nuestra alimentación habitual, con el pensamiento de volver a como comíamos antes, y esto no es así.

Otra de las razones de las cuales las dietas tienen un mal final es nuestra mentalidad. Pensamos que estar a dieta supone comer lechuga, pechuga de pollo a la plancha y pescado blanco al vapor. Cuando lleguemos a nuestro peso o estemos hartos de la dieta y la dejemos, volveremos a comer como comíamos antes, y lo sabemos. Aquí se produce el temido efecto rebote. Cuando pasamos por una “época de sequía alimentaria” en la que no le damos calorías ni nutrientes al cuerpo, cuando volvemos a comer como antes, el cuerpo los reserva por si decidimos maltratarlo de nuevo.

El cambio de mentalidad es fundamental para conseguir objetivos a corto y a largo plazo.

Dietas y básculaOtro error que cometemos al ponernos a dieta es la báscula. La báscula no es fiable al 100% cuando intentamos bajar o subir de peso. Me explico. La báscula nos muestra un peso, que nos puede servir más o menos de guía, pero que no tiene en cuenta factores que sí que son importantes a la hora de determinar si necesitamos subir o bajar de peso. No tiene en cuenta el porcentaje de grasa y músculo que tenemos, no tiene en cuenta si es un hombre o es una mujer la que se ha subido en ella, tampoco tiene en cuenta si, en el caso de las mujeres, estamos con el periodo o con la ovulación, y tampoco tiene en cuenta si hacemos o no deporte (entre otros muchos factores, esto es sólo por mencionar algunos).

Al no conocer la multitud de factores que engloba la obesidad, nos obcecamos en el dichoso número de la báscula, frustrándonos aún más si no consigue bajar. ¿Soy la única que pesa más cuando le va a venir el periodo? ¿soy la única que peso más si no he ido ese día al baño?… Pues eso, que fijarse en la báscula hace que cojamos miedo a las dietas o las hagamos más estrictas y las destinemos al fracaso.

Por nombrar otro factor que hace que nos frustremos aún más con las dietas es el IMC (Índice de Masa Corporal). Al IMC le pasa lo mismo que a la báscula, han tenido su momento estelar durante años cuando nos poníamos a dieta, pero ahora se ha demostrado que únicamente tomar como referencia el IMC no es un buen indicador de salud. Esto nos lo indican múltiples estudios, entre ellos los de la International Journal of Obesity en el año 2008 y en el año 2016.

Pero entonces, ¿qué hacemos, no ponernos a dieta si queremos bajar de peso?

El simple hecho de saber que estamos a dieta, el objetivo que nos hayamos marcado fracasará. Debemos cambiar la mentalidad y comenzar a llevar una alimentación saludable sin una fecha final. Nuestro objetivo principal debe ser instaurar una alimentación saludable en la que se prioricen los alimentos reales o mínimamente procesados. En cambio, debemos eliminar o limitar mucho el consumo de alimentos procesados.

Si estamos a dieta, nos sentimos culpables por el simple hecho de ir a un cumpleaños y tomarnos un pedazo de tarta o salir a tomar algo con los amigos en unas fiestas locales. Sin embargo, llevar una alimentación saludable es totalmente compatible con estos eventos.

Dietas y fracaso - ensaladaSi a lo largo de las semanas nuestra alimentación es ejemplar, salir a un cumpleaños no va a suponer el fin del mundo porque sabemos que, si nos hemos pasado comiendo en el evento, al día siguiente vamos a volver a comer de forma saludable. No nos debe importar lo que podamos comer uno o dos días al mes, nos debe preocupar el conjunto de nuestra alimentación a lo largo del año. Y esta debe de ser saludable.

Esa buena alimentación debe estar basada en alimentos de origen vegetal, tales como las frutas, las verduras, las hortalizas, los frutos secos o las legumbres. Y si lo deseamos, podemos completarlo con carne, pescado, lácteos y huevos. Por el contrario, toda clase de alimentos procesados, bollería o refrescos, debemos dejarlos para esas ocasiones especiales que se nos presentan de vez en cuando.

Si cambiamos esa mentalidad con respecto a las dietas, el objetivo de peso y salud que nos podamos marcar viene solo, sin llegar al fracaso.

Comentarios

  • Lorena
    21 septiembre, 2017 8:45 am

    Buenísimo post, no puedo estar más de acuerdo contigo. Los D-N somos los educadores en materia de alimentación saludable a largo plazo, y así hemos de hacérselo ver a nuestros clientes. Por otra parte, la palabra ‘dieta’ está mal empleada y entendida en la mayoría de las ocasiones.
    Espero poder seguir leyéndote y aprendiendo de ti.
    Saludos!!

    • 21 septiembre, 2017 9:02 am

      Muchas gracias por tus palabras Lorena!! La verdad es que cuesta quitarnos de la cabeza la palabra dieta, pero cuando lo logramos, el proceso es mucho más placentero y lo disfrutamos el doble! Un saludo y gracias de nuevo por pasarte por aquí 🙂

  • sonia
    21 septiembre, 2017 12:01 pm

    Hola Sara, me encanta tu blog. Te seguiré leyendo. Yo también he empezado a comer de forma saludable, poco a poco voy aprendiendo a comer sano, aunque de vez en cuando se haga un exceso….. Ya he perdido 8 kilos. A ver si nos vemos pronto. Un besazo

    • 21 septiembre, 2017 12:07 pm

      Hola Sonia! Me encanta que poco a poco se vayan instaurando los buenos hábitos en tu vida!! Cada paso cuenta!! Un beso enorme y gracias por el comentario 🙂

  • Rosa
    22 septiembre, 2017 11:45 am

    Me ha encantado!!!
    No puedo estar más de acuerdo contigo!! Las dietas fracasan porque , como tú bien dices, son un paréntesis, algo puntual. No sé aprende nada el camino de la pérdida de peso y cuando acabas vuelves a tu malos hábitos. Hay que aprender a comer bien, saludablemente, a comprar comida real, a cocinar y sobre todo a disfrutar de la vida sana!!!!
    Un placer haberte descubierto, te seguiré leyendo…

    • 22 septiembre, 2017 12:00 pm

      Eso es!! Nuestra alimentación debe ser saludable todos los días del año, no de manera puntual porque decidamos bajar de peso! Un placer tenerte por aquí, muchas gracias por tus palabras Rosa 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar