Opinión sobre Nutri-score, el nuevo etiquetado alimentario

5m
Comparte

El día 12 de noviembre se anunció por parte del Ministerio de Sanidad un nuevo etiquetado alimentario para identificar con mayor facilidad los alimentos poco saludables de los que sí que lo son. Según la ministra, la herramienta que utilizarán es Nutri-score, un semáforo de colores que ya está implementado en países como Francia y que se implantará en otros como en Bélgica.

Este nuevo etiquetado será de obligado cumplimiento dentro de un año.

¿Qué es Nutri-score?

Como te comento, Nutri-score se trata de un semáforo que catalogará los alimentos en base a su calidad nutricional. El semáforo va en una escala de color entre el verde y el rojo. Un alimento con color verde será identificado como bueno, mientras que un alimento con el color rojo será poco interesante, nutricionalmente hablando.

nutri-score y el ministerio

Según la ministra, para la elaboración de este semáforo, se han fijado en la cantidad de azúcar, grasa saturada, sal, calorías, fibra y proteínas; y con esto, etiquetar a los alimentos en base a su composición.

Además, este semáforo estará elaborado por cada 100 gramos del producto y no por ración.

El objetivo principal de este nuevo etiquetado nutricional no es otro que combatir la obesidad española que tenemos en la actualidad. Parece algo que pasa desapercibido, pero en España contamos ya con un 40% de sobrepeso y un 25% de obesidad en la edad adulta. Son datos alarmantes y estas medidas siempre van sumando (o eso esperamos).

Os dejo la nota que se ha publicado por parte del Ministerio de Sanidad al respecto aquí.

Ventajas de Nutri-score

Se avanza. Es la principal ventaja que le veo a este nuevo etiquetado. En España carecemos de buenas políticas alimentarias que informen al consumidor de una manera clara y sencilla sobre los productos que pone en su cesta de la compra, así que un etiquetado más claro con colores, para mi, es un gran avance.

Comenzamos a despertar y ser más conscientes de lo que comemos, y parece ser que el Gobierno nos escucha. Poco a poco; pero para mi es un paso de gigante.

Otra ventaja que le veo es que este semáforo informará por cada 100 gramos del producto y no por ración, como algunas empresas que quieren sacar dentro de poco un semáforo nutricional propio.

Que el etiquetado esté elaborado en base a 100 gramos del producto es una ventaja porque así podremos comparar un producto con otro y no tendremos que hacer cálculos en base a raciones.

Inconvenientes de Nutri-score

Este tipo de etiquetado nutricional, como inconveniente que le veo, es que puede inducir a error y se debe leer con cuidado. Además, creo que debemos aprender a leerlo.

Se centra en ingredientes aislados y no en el conjunto del producto o alimento. ¿Por qué digo esto? Porque si nos centramos únicamente ingredientes aislados, el etiquetado conduce a error, etiquetando al aceite de oliva virgen extra con un color naranja y a la Coca-Cola zero en color verde. Aquí os dejo una foto de @SinAzucarOrg que nos lo mostró muy claro en sus redes sociales.etiquetado nutri-score

Esperemos que este tipo de etiquetado sea más claro con cierto tipo de productos porque no se pueden comparar productos o alimentos de diferente categoría, como hemos visto en la fotografía.

ACTUALIZACIÓN EL 19/11: El Ministerio de Sanidad ha aclarado que este etiquetado estará presente en los productos que contengan más de dos ingredientes en su composición, por lo que, en el caso del aceite de oliva virgen extra, no aparecerá este sistema de etiquetado.

Más novedades en cuanto a alimentación en España

Además del Nutri-score anunciado, el Ministerio de Sanidad ha añadido más medidas que son interesantes y que si se implantan con responsabilidad y compromiso, se tratará de un paso de gigante.

Eliminar los productos procesados en las máquinas de vending

La segunda medida, después de este nuevo etiquetado, ha sido una ley (Ley 17/2011) para impedir la venta de productos ultraprocesados y bebidas con un bajo perfil nutricional en las máquinas de vendig en hospitales, centros de salud y espacios públicos.

Esperemos que en esos «espacios públicos» también hagan referencia a los centros escolares porque si antes nos alarmábamos con las cifras de sobrepeso y obesidad adulta, con los más peques nos ocurre lo mismo. En España el 40% de los niños entre 6 y 9 años ya padecen obesidad. Por lo tanto, si eliminamos de su alcance este tipo de productos, en mi opinión, es una medida bastante buena.

Según ha afirmado el Gobierno, “Es necesario que estos lugares sean ejemplares en la oferta de productos en sus instalaciones”. Ocurre lo mismo que he comentado anteriormente, si lo hacen con ética y responsabilidad, se tratará de un paso enorme hacía la guerra contra la obesidad.

Aquí hago un recordatorio hacia un llamamiento que se lleva realizando durante mucho tiempo (te invito a que eches un ojo a #SanidadDesnutrida en las redes) y esperemos que sea una medida efectiva y positiva en la sociedad.

Limitar la publicidad de productos procesados

Una tercera medida que se quiere implantar es la de limitar la publicidad de alimentos con perfiles nutricionales bajos (menos saludables) y que estén también dirigidos al público infantil (menores de 15 años).

Actualmente contamos con el Código PAOS en el que las propias empresas se autorregulan. Esto crea un vacío legal para dar rienda suelta a la publicidad y hace que no se cumpla en la mayoría de ocasiones. Por lo tanto, creo que con poco podemos mejorar lo que tenemos.

Al igual que en los puntos anteriores, si se cumple de manera efectiva, habremos dado un paso de gigante.

Reducir azúcar, sal y grasas saturadas

La cuarta medida a tomar es la reducción de un 10% de azúcar añadida, sal y grasas saturadas de más de 3500 productos. Este compromiso se extenderá hasta 2020.

Si leemos el titular, nos puede parecer algo estupendo, y no deja de serlo porque algo sí que reducimos. Pero de un producto o bebida que contenta mucha cantidad de azúcar, un 10% no es nada. ¿Un ejemplo? Una lata de Coca-Cola tiene un total de 35 gramos de azúcar; un 10% menos supondría en torno a 31 gramos de azúcar. Sigue siendo una barbaridad.

En definitiva, se trata de medidas bastantes buenas que si se llevan a cabo, podremos mejorar muchísimo lo que tenemos. Vamos a darle tiempo al tiempo, que se implanten y observaremos.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    También te puede interesar