#TemporadaDeRecetas Julio – Zanahoria

10m
Comparte

Siguiendo el hilo de nuestro #TemporadaDeRecetas, para el mes de julio he escogido la zanahoria como protagonista. Se trata de una de las hortalizas que más solemos consumir en nuestras casas pero, ¿lo sabemos todo de ella?

Quédate en este post para conocer todos los detalles de esta hortaliza tan colorida.

Temporada y variedades de las zanahorias

Las zanahorias han sido consumidas por las ciudades del Mediterráneo desde hace muchos años, y su origen se ubica por esta zona. A lo largo del tiempo, su consumo se ha ido extendiendo por todo el mundo para que podamos consumirlas donde nosotros queramos.

La mejor temporada de la zanahoria es a finales de la primavera o comienzos del verano, pero podemos encontrar esta hortaliza durante todo el año, dependiendo de las variedades de las que hablemos.

Existen múltiples variedades de zanahoria, pero las más comunes son las siguientes:

  • Ardenta: Se trata de una variedad cilíndrica, con un color naranja intenso. Normalmente es la que más se comercializa y consume. Se recomienda para su consumo en verano.
  • Iva: Tiene un sabor dulce muy intenso y también tiene forma cilíndrica.
  • Morada: Tiene forma cilíndrica y posee un color morado muy característico que blanquea a medida que nos acercamos al centro de la hortaliza.
  • Chantenay: Este tipo de variedad mide en torno a los 12cm. Su principal color es el naranja, pero a medida que nos aproximamos a los tallos, su color torna a morado claro.
  • Imperator: El consumo de esta variedad es típico en América. Tiene un sabor muy dulce y su color se torna a naranja intenso.
  • Flakee: Es una variedad bastante larga (suelen medir en torno a los 20cm). Se suele utilizar para el consumo fresco o para realizar conservas. Tiene un color naranja claro.
  • Redondas: Su forma es redonda y su color se torna a naranja claro. Su uso está destinado sobre todo a fabricar conservar o enlatados.

Propiedades nutricionales de las zanahorias

El componente mayoritario de las zanahorias es el agua, en torno al 85% de su totalidad. Esto las hace perfectas para las dietas hipocalóricas porque tienen en torno a 32 kcal. También pueden considerarse diuréticas por la cantidad de agua de su composición.

Destaca su contenido en carotenos, los encargados de darle el color naranja tan característico a las zanahorias. Dentro de este grupo, podemos destacar también el contenido en vitamina A, que ayuda al buen funcionamiento de la vista y a activar el broceado del cuerpo. Destaca también la vitamina E y las vitaminas del complejo B.

Si nos referimos a minerales, podemos destacar el potasio, que ayuda al correcta funcionamiento muscular (transmisión del impulso nervioso). Además, gracias al contenido en potasio, las zanahorias se convierten en hortalizas perfectas para personas con hipertensión.

Además, las zanahorias son una hortaliza rica en fibra, la cual nos ayudará al correcto funcionamiento intestinal, previniendo el estreñimiento y mantendrá unos niveles óptimos la glucosa en sangre.

Las propiedades que se le atribuyen a las zanahorias, que parecen casi milagrosas, carecen de sentido si no lo acompañamos con una alimentación basada en vegetales, fomentamos el consumo de agua y practicamos ejercicio físico diario.

Las zanahorias y el bronceado de piel

Se trata de una de las frases por excelencia que escuchamos en el verano: «come zanahoria que te pongas moreno«. ¿Es cierto que comiendo gran cantidad de zanahoria nuestra piel se torna más morena? Sí y no. Todo tiene sus matices.

Cuando el color de nuestra piel cambia por el consumo de zanahoria es debido al exceso de carotenos que estamos ingiriendo. Un exceso de estos se le conoce como carotenemia. Se da cuando tomamos en exceso, no sólo zanahoria, si no también frutas y verduras ricas en este mineral (calabaza, cerezas..).

Cuando esto sucede, nuestra piel no se torna a un bronceado perfecto digno de las mejores fotografías de instagram, si no que su color tiende a ser más anaranjado. La diferencia de color se da particularmente en las plantas de los pies y las manos. No se trata del bronceado perfecto, es un color naranja, y eso no queda bien.

Un exceso de vitaminas (hipervitaminosis) no es saludable, por lo tanto, el consumo de carotenos debe estar controlado, llevando una dieta rica en vegetales, los niveles de estos son los adecuados.

Si te has dado cuenta que tienes la piel de color naranja por el consumo de estas hortalizas, no debe cundir el pánico. La piel vuelve a su color habitual cuando estamos una temporada sin tomar este tipo de verduras y hortalizas.

Las zanahorias y la vista

Otra de las propiedades casi milagrosas que se les atribuye a las zanahorias y a la vitamina A es la mejora de la vista si hacemos un consumo elevado de estas. Esto no es del todo cierto.

Hay evidencia científica que demuestra que la vitamina A puede ayudar a la visión y es esencial para esta, pero el consumo de zanahoria no nos va a quitar las gafas a los miopes.

El mito viene de la Segunda Guerra Mundial, cuando los ingleses extendieron el mito de que sus guerreros tenían una visión extraordinaria por las zanahorias que cenaban por la noche. También puede ser que el mito de que mejora la vista venga porque unos niveles bajos de vitamina A puede causar ceguera (en el peor de los casos), pero si tenemos unos buenos niveles de esta vitamina, no vamos a ver mejor.

¿Cómo conservar las zanahorias?

Las zanahorias son una hortaliza que debemos conservar en la nevera, en la parte baja de la misma. Si se trata de zanahorias frescas, en la nevera pueden aguantar fácilmente un par de semanas o tres.

También las podemos congelar, pero es conveniente quitarles el tallo, rasparlas y limpiarlas bien antes de hacerlo. También se aconseja hervirlas y escaldarlas durante unos minutos en agua fría antes de introducirlas en el congelador.

Receta: Albóndigas de zanahoria y sésamo

Si estás al tanto de las redes sociales, para el mes de julio, la receta estrella han sido unas albóndigas de zanahoria y sésamo deliciosas. Os animo a probarlas porque son un plato fácil de hacer y a los peques de la casa (y no tan peques) se les hará la boca agua.

La receta que utilicé es de @SaposYPrincesas, pero hice unas modificaciones a mi gusto.

Los ingredientes que se utilizan para esta receta son los siguientes:

  • 4 zanahorias
  • Media cebolla dulce
  • 3 huevos
  • 100 gramos de pan rallado
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • Cilantro fresco al gusto
  • Semillas de sésamo

El proceso para hacer estas albóndigas es el siguiente:

  • Ralla las zanahorias crudas después de haberlas limpiado y secado bien
  • Pica la cebolleta y añádela al bol con la zanahoria
  • Añade también los huevos, el pan rallado, la salsa de soja, el cilantro y mezcla todo bien
  • Cuando tengas una masa compacta, haz la forma de las albóndigas y rebózalas en las semillas de sésamo
  • Hornéalas durante 20 minutos. Te aconsejo que vayas dándole la vuelta para que se doren por todos los lados

Es una receta maravillosa y una oportunidad diferente para incluir las zanahorias en nuestros platos. Es fácil, creativa y además están deliciosas.

Os animo a participar en nuestro eBook de #TemporadaDeRecetas donde encontraremos un recurso muy bueno para nuestras cocinas. Aquí incluiré todas las recetas que me hacéis llegar a través de las redes sociales. ¡Así que poneos manos a la obra y a cocinar!

Si te ha gustado el post, no dudes en compartir con tus amigos.

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    También te puede interesar