#TemporadaDeRecetas Mayo – Calabacín

10m
Comparte

Para el mes de mayo, la verdura que llevamos a examen en el #TemporadaDeRecetas es el calabacín. Se trata de una verdura que siempre está presente en nuestras cocinas pero mucha veces no conocemos todo de ella.

Si quieres saber qué variedades podemos encontrar, cómo cocinarlo y otras curiosidades, no dejes de leer este post.

Variedades y temporada del calabacín

El calabacín pertenece a la familia de las Cucurbitáceas (de la misma especie que la calabaza), que se caracterizan por tener una piel robusta y nada fina. No tiene un origen exacto pero su consumo y cultivo se ha extendido a lo largo de los años por las zonas cálidas. España, Italia y Marruecos son los principales productores de esta rica verdura.

La mejor temporada para el calabacín es el verano, pero podemos consumirlo durante todo el año porque se ha adaptado a la perfección al cultivo en invernaderos. Tiene su punto de sabor máximo en los meses que comprenden desde julio hasta septiembre.

El calabacín se clasifica por su color de piel en su mayoría de veces, pero existen múltiples de clasificaciones. Las más generales son las siguientes:

  • Calabacín ovífero: Su tamaño es mediano y su forma puede variar. Tiene un sabor más amargo que el resto de calabacines.
  • Calabacín clarita: Tiene un color muy claro de piel. Su sabor es dulce.
  • Calabacín pepo: Su forma es muy característica (es esférico). Su sabor es dulce y tiene la piel amarillenta.
  • Calabacín oscuro: Dentro de esta variedad se encuentran muchas más. Tiene un color verde y su forma es cilíndrica. Es la variedad que más se suele consumir y la que más encontramos en el supermercado.
  • Calabacín grisón: Su color es verde claro y tiene un sabor dulce.

Propiedades nutricionales del calabacín

El calabacín es una de las verduras por excelencia presente en todos los regímenes de adelgazamiento porque es muy rica en agua (cerca del 95% de su composición), la cual tiene un poder diurético bastante importante y la cantidad de calorías que aporta es poca, 23 kcal por cada 100 gramos de calabacín.

Destaca su composición en ácido fólico, lo cual es importante consumir en periodo de gestación para evitar malformaciones en el feto, sin olvidar la suplementación pautada por el médico.

Los minerales que destacan son el fósforo, el magnesio y el calcio. Aunque no es la verdura que más cantidad de calcio tiene, su cantidad es bastante interesante. Su aporte en sodio es bajo, lo que le convierte en una verdura muy interesante para las personas con hipertensión.

En cuanto a vitaminas, podemos destacar la vitamina C, que ayuda al sistema inmunitario y ayuda a la absorción del hierro vegetal de nuestra comida. Cabe destacar también la vitamina B3.

A medida que la madurez del calabacín es mayor, su contenido en fibra también lo es, por lo que también es interesante tomar esta verdura para facilitar los ritmos intestinales. Esta fibra se encuentra mayoritariamente en la piel del calabacín.

Todas estas propiedades nutricionales carecen de sentido si no llevamos un estilo de vida adecuado, teniendo una alimentación basada en vegetales, practicando ejercicio físico de manera regular y evitando hábitos de vida tóxicos, como el alcohol o el tabaco.

El calabacín y la pérdida de peso

El calabacín siempre se ha relacionado con la pérdida de peso y vemos muchas dietas en las que tiene un papel protagonista. Pero este tipo de dieta prometen resultados rápidos sin sentido, poniendo en riesgo nuestra salud.

Según dicen este tipo de dietas, tomar calabacín crudo en ayunas ayuda a bajar peso. Viene a ser lo mismo que el famoso vaso de agua con limón nada más levantarse.

De poco sirve que comamos calabacín crudo por las mañanas si el resto del día nuestra alimentación es pésima. Ni tampoco nos va a ayudar a bajar de peso si luego no realizamos ejercicio físico continuado.

Por ello, aléjate de las dietas que potencian un alimento y rechazan otros porque no nos benefician para nada, no crean un hábito saludable y no nos enseñan a comer. Si quieres bajar de peso, ponte en manos de profesionales de la nutrición titulados, y si dudas de su profesión, estás en tu derecho a pedir su titulación.

Receta: Mini-pizzas de calabacín

Como ya habréis visto por las Redes Sociales, para el mes de mayo hemos realizado una receta muy sencilla de hacer y que es un recurso estupendo para los niños. Para esta ocasión, he realizado unas mini-pizzas de calabacín. Son muy fáciles de hacer e incluso los peques de la casa podrán convertirse en unos auténticos chefs.

Los ingredientes que se pueden utilizar para estas mini-pizzas pueden ser variados y al gusto del consumidor. En mi caso, utilicé los siguientes:

  • Calabacín
  • Pimiento rojo
  • Puerro picado
  • Queso azul francés

El procedimiento que se sigue es el siguiente:

  • Corta los calabacines en rodajas de un dedo aproximadamente. Hazlas a la plancha con una gota de aceite de oliva virgen extra.
  • Mientras, puedes trocear las verduras que quieras y saltearlas. En mi caso hice pimiento y puerro.
  • Cuando el calabacín esté listo, pon encima la verdura salteada y añade queso. Tapa la sartén para que el queso se derrita.

Podéis ponerle una base de tomate, utilizar otras verduras o hacerlas sin queso, yo opté por estas porque me encanta el pimiento y en ese momento no tenía tomate triturado. Si vas a utilizar queso, asegúrate que es un queso de calidad.

Recordad que podéis participar en nuestro #TemporadaDeRecetas subiendo y etiquetándome en vuestras recetas para conseguir un eBook muy chulo con todas ellas. Será un recurso muy práctico que nos ayudará a convertirnos en unos auténticos chefs en casa.

Si te ha gustado el post, ¡comparte para que todo el mundo pueda verlo!

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    También te puede interesar