Consejos para evitar el desperdicio alimentario

15m
Comparte

El desperdicio de comida es una realidad, y tristemente es una acción que cada año va en aumento y con la crisis del cambio climático se ve mucho más afectado.

En muchas ocasiones, no somos conscientes de la cantidad de comida que tiramos a la basura y de cómo podemos evitarlo. Las grandes superficies tampoco ayudan a poner solución porque son muchos los que tiran alimentos en perfecto estado que podrían ayudar a otras personas a alimentarse.

En este post, te daré algunas claves útiles para evitar el desperdicio alimentario desde casa. Pequeños cambios en nuestra rutina y en nuestra alimentación ayudarán a no tirar tanta cantidad de comida.

El desperdicio alimentario en números. ¿Tiramos mucha comida?

Para hacernos una idea, en los hogares españoles en 2018 tiramos en torno a 1340 millones de kilos de comida y bebida. Y esto aumentó un 8,9% con respecto al año anterior, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Es algo que mucha población hace y no es consciente de la cantidad de comida que supone ni todo lo que se podría evitar.

8 de cada 10 hogares españoles reconoce que tira a la basura alimentos y productos sin haberlos cocinado o elaborado. Es un dato realmente alarmante porque, por un lado, estamos tirando a la basura comida que está en perfectas condiciones y que otra persona podría aprovechar mucho más, y por otro lado el dinero destinado a la compra es mucho mayor.

Se desperdician grandes cantidades de comida y, en muchas ocasiones, sin ser conscientes de ello. En nuestra mano está poder ayudar al medio ambiente y también a nuestra economía. ¿Sabías que con unos sencillos pasos puedes conseguir reducir el desperdicio desde casa?… ¡Sigue leyendo!

comida ddesperdiciada

Trucos para evitar el desperdicio alimentario

Planifica tu compra

El primer paso para evitar el desperdicio es comprar lo justo y necesario para pasar la semana. ¿Qué sentido tiene que compres comida en exceso si luego tienes que tirarla? Planifica tu compra semanal y compra lo que te haga falta.

Es muy buen recurso tener en casa un planificador/organizador que te ayude a saber exactamente qué es lo que tienes que comer cada día. No es una dieta, es una guía para saber qué comer y así sacar mayor provecho a tu compra.

Ponte un día fijo para llevar a cabo tu planificación, hacer la lista de la compra e ir al supermercado. Los sábados, por ejemplo, es un buen día para ello. Si lo estableces como rutina, te será cada vez más fácil organizarte. Haz una compra saludable para que tu alimentación también sea saludable. En este post, te enseño algunos consejos para hacer una compra sana.

Batchcooking, un método para aprovechar toda la comida

El método que todas las abuelas han seguido durante toda su vida se ha puesto ahora de moda. El batchcooking. Una técnica estupenda que te ayudará a tener lista la comida de toda la semana. Se trata de cocinar durante un día la comida de los siguientes días. En este post te hablé sobre el batchcooking con más detalle.

Gracias a la planificación previa que te comento en el punto anterior, podrás cocinar todos los alimentos de la semana y aprovechar al máximo tu compra.

Si eres de los que no tiene tiempo y siempre cocina algo rápido cuando llega a casa, este truco te vendrá genial para comer sano, rápido y aprovechando todos los alimentos que has comprado el fin de semana.

Pon cantidades razonables en tu plato

Desde bien pequeños nos han inculcado que debemos comernos todo lo que nos ponían en el plato, y esta costumbre se ha extendido hasta ahora que somos adultos. Si no quieres comer todo lo que tienes en el plato, es tan sencillo como ponerte menos cantidad.

Si no estás acostumbrado a cocinar en pequeñas cantidades o, aunque lo calcules, siempre cocinas mucha comida, ponte en tu plato la cantidad mínima que te vayas a comer. El sobrante puedes almacenarlo en la nevera (para comerlo en pocos días) o puedes congelarlo (para consumir en un periodo de tiempo más distante).

como evitar el desperdicio

Mejores técnicas para conservar tus alimentos

La forma en la que conservas los alimentos es fundamental para que no se echen a perder y luego tengas que tirarlos. La forma en la que los colocas en la despensa, cómo los congelas o cómo los almacenas en la nevera, ayuda a no desperdiciar tanta comida.

Congelación

El congelador es tu herramienta infalible para el desperdicio alimentario. Es un recurso maravilloso si compras comida en exceso y no quieres tirarla a la basura.

Pero llegados a este punto puedes pensar: ¿Y quien no ha perdido en el congelador unos filetes que los has ido dejando atrás y al final no los consumes?… Pues todo el mundo. Todo el mundo que no organice su congelador. Gracias a la congelación podrás ir almacenando alimentos para un futuro consumo, pero esto no significa que sea un pozo sin fondo. Si metes comida para congelar, planifícate para ir sacando la que lleve más tiempo dentro.

Para no perder ese filete que te comento, coloca la comida que acabes de comprar en la parte trasera del congelador y deja en la parte delantera a aquella que lleve más tiempo, así podrás consumir antes lo que más tiempo lleve dentro. Cuando vuelvas a hacer la compra y quieras volver a congelar, deja paso a los alimentos que estén detrás y pon ahí los que acabas de comprar.

Mantén ordenada tu despensa

Al igual que al congelador, a la despensa le ocurre lo mismo. Si vas dejando olvidado en los estantes de atrás algún alimento o producto, llegará el día en que lo tengas que tirar.

Prioriza y almacena de manera correcta los alimentos.

Pon en la parte delantera de tu despensa aquellos alimentos o productos que tengan una fecha de caducidad próxima y deja atrás aquellos menos perecederos. Y, como en el punto anterior, a medida que vayas haciendo la compra, muévelos para que no caigan en el olvido.

Reutiliza la comida que sobra

Si te has dado cuenta que ha sobrado demasiada comida, ¡puedes reutilizarla y reinventarte en la cocina! A partir de las sobras de tu comida puedes hacer otras recetas totalmente diferentes y saludables.

La fruta que ya está muy madura puedes emplearla para hacer batidos, postres o helados; les dará un toque muy dulce. Las verduras que comiencen a ponerse también en mal estado puedes aprovecharlas para cremas o sopas. Puedes añadirle también algo de huevo y hacer un revuelto para la cena.

Si te han sobrado legumbres, puedes aprovecharlas luego para hacer hummus, croquetas o hamburguesas vegetales.

Y si te ha sobrado comida a medio día pero no quieres experimentar en la cocina, puedes cenar lo mismo. No pasa absolutamente nada por comer y cenar lo mismo en un día. También puede ser un recurso estupendo para no tirar la comida. A la próxima vez, lo ideal es hacer menos cantidad.

Utiliza el sobrante como abono para el jardín

¿Sabías que hay sobras de comidas que pueden servir como abono para tu jardín? Al tiempo que no desperdicias, puedes proporcionar sustento al suelo de tu jardín y a tus plantas.

Las cáscaras de las frutas y las verduras son idóneas para crear un compost en el jardín. Debes cubrir los alimentos sobrantes con una capa de tierra especial para que consigan fermentar y conseguir en pocas semanas un abono maravilloso para tu jardín y tus plantas.utilizar sobras como abono

Dona el excedente de comida

Como último recurso, si crees que no puedes reutilizar la comida que te ha sobrado, no sabes (o no quieres) hacer recetas nuevas o simplemente no quieres volver a comer lo mismo, una alternativa muy buena y solidaria es donar el excedente a alguna asociación que recoja comida.

Es una acción colaborativa muy buena que ayuda al medio ambiente pero también al prójimo.

Como ves, es muy sencillo no desperdiciar tanta comida. Tenemos muchas alternativas para evitarlo y así dejar un mundo mejor.

eBook – Cómo organizar una despensa saludable eBook – Cómo organizar una despensa saludable Ver ebook ebook gratis recomendado

Comentarios

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    También te puede interesar