#TemporadaDeRecetas Noviembre – Caqui

10m
Comparte

Estamos casi terminando el año y con ello nuestro #TemporadaDeRecetas. Queda muy poco para poder conseguir el eBook completo con todas las recetas que hemos ido recopilando.

Para este mes de noviembre, he escogido una fruta realmente deliciosa, el caqui (también conocido como pérsimon, kaki o palosanto). Sigue leyendo este post si quieres conocerlo todo acerca del caqui y descubrir una receta que no te dejará indiferente.

¿Cuál es la mejor temporada del caqui?

Si pensamos en caqui, automáticamente pensamos en otoño y frío. Y es que es una de las fruta estrella del otoño (también una de las más esperadas).

En España, la mejor temporada para consumir caquis comprende entre octubre y diciembre, aunque hay algunas variedades de esta fruta que se pueden recolectar prematuramente en septiembre y de forma tardía en enero.

Variedades del caqui

El caqui se trata de una fruta tropical que ya podemos encontrar por nuestra zona sin ningún inconveniente. Es originaria de China y fue introducido en Europa hace aproximadamente unos 200 años.

variedades de caqui

Si hacemos referencia a las variedades de caquis, podemos identificar dos grandes grupos, los caquis astringentes y los no-astringentes. La principal diferencia entre ellos es la presencia de taninos en su composición.

Dentro de la variedad de caquis astringentes se encuentran el Tomatero, Rojo Brillante y Gordo. Se trata de la variedad más común y necesita un tiempo de maduración específico para poder consumirse.

Por otro lado, si nos fijamos en la variedad de caquis no-astringentes cabe destacar la variedad Fuyu, Sharon, Jiro, Suroga o los caquis Tipo manzana. Se trata de la variedad que más consumo tiene en relación con la anterior.

Propiedades nutricionales del caqui

Todo depende de la variedad de la que hablemos, pero en términos generales, el caqui tiene una concentración de agua bastante elevada en su composición. Tiene, además, un aporte bastante importante de hidratos de carbono (en torno a los 16 gramos por cada 100 gramos de fruta).

Tiene una cantidad moderada de fibra, lo cual ayudará a tener un mejor tránsito intestinal y, además, ayudará a regular la glucosa en sangre. Esto es muy importante para las personas diabéticas, las cuales pueden consumir fruta sin problemas.

La vitamina que destaca en su composición por excelencia es la vitamina A o beta-carotenos, que son los encargados de darle ese color anaranjado tan característico. La vitamina A ayuda a la mejora de la visión y a conseguir bronceado en verano y mantener el buen estado de la piel. También destaca la vitamina C, encargada, entre otras muchas funciones, de facilitar la absorción de hierro vegetal en las legumbres, por ejemplo.

Ambas vitaminas tiene una función antioxidante, por lo que nos ayudará a eliminar del organismo los radicales libres que se encuentren en exceso.

propiedades caqui

Como mineral, podemos destacar el potasio, que es interesante para las personas con hipertensión (el caqui también tiene un bajo contenido en sodio). Además, interviene en el equilibrio de agua dentro del organismo. Por contra, una persona con problemas renales (insuficiencia renal) está desaconsejado (o al menos limitar su consumo) por ese contenido en potasio.

Pero también es importante saber que si no acompañamos el consumo de caquis con una alimentación saludable y la práctica de ejercicio físico, estos beneficios de la fruta quedan en el olvido. El conjunto de nuestra alimentación es la que determina nuestro estado de salud. No tiene sentido que tomemos mucho caqui por los beneficios que pueda tener, si luego somos unas personas sedentarias, fumamos y llevamos una alimentación pésima.

¿Cómo podemos tomar los caquis?

Los caquis, aunque sorprendan a muchas personas, podemos consumirlos como queramos. Es una fruta muy versátil que acepta cualquier forma de cocción que se nos ocurra. Podemos consumirlos con piel o sin ella.

La maduración del caqui. No se consume directamente del árbol

¿Sabías que el caqui no se puede consumir directamente del árbol? La variedad que más se suele consumir en España es el Rojo Brillante; cuando este alcanza su tamaño y maduración perfecta, tiene un carácter muy astringente con un sabor bastante desagradable que impide su habitual consumo. Aquí, los recolectores, hace años, se encontraban en un dilema porque si los recolectaban en su momento, su sabor era malo, pero si los dejaban madurar más para conseguir un mejor sabor, el caqui se volvía más blando y no se conseguían ventas.

Por ello, se inventó una técnica que consigue un sabor perfecto para el caqui en el mejor momento de su maduración. La forma que existe actualmente para quitar la astringencia del caqui es introducirlos en máquinas con concentraciones de dióxido de carbono bastante elevadas. Así se consigue eliminar la astringencia del caqui sin acelerar su maduración. Lo que sucede en realidad es que los taninos del propio caqui cambian para no provocar ese sabor tan desagradable.

Conservar los caquis

Los caquis podemos conservarlos a temperatura ambiente o en la nevera. En esta última pueden aguantar perfectamente unas tres semanas. Dejarlo a temperatura ambiente es buena opción si el caqui aún está un poco verde.

Otra forma de conservar los caquis por más tiempo es en el congelador. Se pueden congelar con piel o sin ella. Si decidimos congelar los caquis sin piel, es recomendado hacerlo con un poquito de zumo de limón para que no pierdan ese color tan característico.

Receta: Caquis con jamón

Si me seguís por las Redes Sociales, habréis visto que para esta fruta he realizado una receta de lo más sencilla y rica. Caqui con jamón serrano a la plancha.

Se trata de un plato que perfectamente podríamos incluir en nuestras mesas en Navidad. Es un entrante o postre perfecto y completamente diferente a lo que estamos acostumbrados. Dará un toque especial para todos nuestros invitados.receta caqui y jamon

Los ingredientes que necesitas para la elaboración de la receta son los siguientes:

  • Un caqui
  • Jamón serrano en lonchas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta, tomillo, eneldo o cualquier especia que te guste

El procedimiento también es muy sencillo:

  • Corta el caqui en cuatro pedazos. Si crees que son trozos grandes, puedes volver a cortarlos por la mitad.
  • Envuélvelos con una loncha de jamón serrano.
  • Pinta la sartén con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté caliente, añade los caquis con jamón.
  • Cuando el jamón esté dorado, dale la vuelta para que se termine de hacer por el otro lado.
  • A la hora de emplatar, puedes añadir las especias que más te gusten.

Como ves, se trata de un plato muy sencillo y original para sorprender a nuestros invitados (y a nosotros mismos).

Os animo a participar en nuestro eBook de #TemporadaDeRecetas. Para hacerlo, sólo tenéis que poneros manos a la obra en la cocina y realizar un plato con una fruta o una verdura de temporada. Si me la hacéis llegar a través de las redes sociales y mediante el hashtag #TemporadaDeRecetas yo misma la incluiré en el eBook y os la haré llegar.

¡Si te ha gustado el post, compártelo con todos tus amigos!

Comentarios

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    También te puede interesar